Un puñado de proyectos cuentan con partidas desde hace más de un decenio, pero aún no pasaron del papel a la obra

Fomento congela la mayoría de las posibilidades para poner nuevas infraestructuras en marcha en Galicia

El tren entre Ferrol y A Coruña espera mejoras desde hace años.
El tren entre Ferrol y A Coruña espera mejoras desde hace años.

redacción / la voz

El día 24 se cumplirán 16 años del Plan Galicia, aquel proyecto de inversiones para compensar por la marea negra del Prestige que dibujó muchas líneas en el mapa de las que, al final, a grandes rasgos, apenas quedaron el acceso central de alta velocidad y el eje atlántico y, en carreteras, la autovía del Cantábrico. Los primeros Presupuestos de Pedro Sánchez, con un futuro parlamentario incierto por delante, siguen esa tradición de no desempolvar ninguno de estos clásicos que año tras año aparecen en las cuentas.

Tren A Coruña-Ferrol

Una reforma urgente. Comenzó a aparecer en los Presupuestos como una continuación lógica del eje atlántico de alta velocidad entre A Coruña y Vigo. Entre que el proyecto era conflictivo y la crisis este proyecto murió para resucitar como una reforma de la línea para mejorar los tiempos. Ni siquiera esta opción ha logrado despegar en los últimos años.

AVE por Cerdedo

La conexión directa con Vigo. Este es quizás uno de los proyectos que ha acumulado más partidas para proyectos, que en muchos casos ni se ejecutaron. Ningún Gobierno ha decidido desbloquearlo hasta que se termine el acceso de alta velocidad común.

 Salida sur de Vigo

Crucial para la conexión con Oporto. Como el ramal del norte, sigue congelado, con un estudio informativo que no convence.

A-74

La autovía de A Mariña. La partida del año pasado, la información pública... Todo hacía pensar que se empezaría esta autovía que continúa el trazado de la transcantábrica por A Mariña. Pero las partidas no permiten iniciar las obras este año.

Accesos a las ciudades

Alfonso Molina, enlace orbital... Las cuentas imprimen nuevos retrasos a la reforma de la avenida que conecta con la AP-9 en A Coruña o el enlace de la autovía Santiago-Lugo con la autopista del atlántico en Santiago. Tampoco se mejora la entrada en Vigo desde el puente de Rande.

A-57

La circunvalación de Pontevedra. Solo se asignan partidas para el tramo que está en obras pero no está previsto el inicio de los trabajos en los siguientes.

A-56

La autovía Lugo-Ourense. Está a punto de ponerse en servicio el tramo San Martiño-A Barrela, pero siguen ausentes el resto, incluida la variante norte de Ourense.

A-52 / A-55

La autovía para acabar con las curvas de Mos. Tampoco va a fructificar ningún hecho visible en la continuación de la A-52 hasta Vigo para acabar con la alta siniestralidad de la autovía entre O Porriño y la ciudad olívica. Este proyecto estaba incluido en el Plan de Carreteras del Gobierno de Rajoy, pero solo recibe 1 millón de euros.

A-76

La conexión entre Monforte y Ponferrada. Tampoco este año empezarán los trabajos en esta autovía, muy controvertida por su impacto ambiental, pero en una zona donde los alcaldes reclaman que se mejore la movilidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un puñado de proyectos cuentan con partidas desde hace más de un decenio, pero aún no pasaron del papel a la obra