«¿Por qué no voy a trabajar de lo mío?»

Awa tiene estudios, sabe idiomas y lucha desde que salió de su país por mejorar la vida de sus tres hijos


redacción /la voz

Awa nació en Dakar y ahora vive en A Coruña, pero no cruzó el Estrecho en patera ni hace trenzas en las ferias ni cuida niños ni se dedica a la venta ambulante. «Aunque hubo un tiempo que tuve que ganarme la vida así -recuerda-, porque cuando llegué aquí no conseguí otro trabajo». Vino en avión, con visado, al igual que su marido, Malick, el primero en dejar Senegal para buscarse un futuro mejor; y eso que Awa era reacia a marcharse de su país porque, a diferencia de él, tenía un buen puesto como secretaria de alta dirección, tras haberse formado en Ingeniería Informática y en español. Casada y con un hijo, Abdoul (que ya tiene 14 años), Awa siguió los pasos de su marido y se asentó, tras un tiempo en Córdoba (donde nació su segundo hijo, Mohamed, que ha cumplido 9) en A Coruña. «Me vine para estar juntos, pero poco después me vi sola con los niños porque a él le salió trabajo en Huesca», apunta. 

Malick también tiene formación, y cada dos meses regresa a Galicia para estar con los suyos unos días, porque la familia ha aumentado con Bator, que nació hace 13 meses en A Coruña. «Hago ya mi vida a mi aire, pero estoy más contenta desde que encontré este trabajo. No quería cuidar niños, para algo estudié -dice rotunda-. Me da mucha rabia cuando veo a muchos senegaleses que saben idiomas, que tienen formación y se encierran; yo tengo mi valor, soy informática y siempre pensé: “¿Por qué no voy a trabajar de lo mío?”».

Mientras relata las ventajas de su convenio, habla de su reducción de jornada y atiende a los deberes de su hijo Mohamed («¡Dibuja lo de Sociales!»), cuenta cómo se organiza: «Me levanto a las 5.30, a las 8.00 llevo a los niños al cole, a las 9.00 entro a trabajar, salgo a las 15.30, los recojo y para casa. El fin de semana hago comida para el resto de los días y la limpieza». Awa tiene, repetimos, tres niños de 14, 9 y 1 año. ¿Cómo lo hace? «Ja, ja. Es fácil. A veces veo la cara de colegas que solo tienen uno y están todo el día agobiados y me preguntan lo mismo, porque me ven sonriente y maquillada. Les respondo: “Es fácil, con tres me organizo mejor”», se ríe. ¿Volverá a Senegal? «Sí, me gustaría, pero cuando mis hijos mayores puedan valerse por sí mismos; ellos tendrán su vida aquí».

Solo Extremadura atrae menos población extranjera que Galicia

carlos punzón

La falta de oportunidades de trabajo y las dificultades para el acceso a la vivienda, los principales obstáculos

Galicia no atrae a los extranjeros y, por lo tanto, difícilmente podrá resolver su crisis demográfica por la vía de la inmigración. Pesa tan poco en la comunidad gallega la presencia exterior que solo Extremadura cuenta en toda España con un contingente de extranjeros menor en proporción al total de su población. En Galicia los nacidos en otros países son el 3,4 % de todo el censo, 92.677 personas en total. En Extremadura el 2,9, pero en Castilla y León, por ejemplo, ya sube al 5,2 %.

«Es muy complicado encontrar trabajo en Galicia», asegura el padre Román, miembro de la Asociación Cultural Polonia en Galicia. «Para mí no lo ha sido, pues hacen falta sacerdotes, pero al perfil más habitual de mis compatriotas que buscan aquí trabajo, mujer joven con carrera que ha hecho aquí Erasmus y se ha casado con un gallego, no le está resultando nada fácil», reitera el sacerdote polaco. «Nuestra presidenta tiene el doctorado en Economía, pero no consigue empleo, y aunque en Bilbao, Madrid, Barcelona, Valencia hay contrataciones, aquí no, ni siquiera en la construcción, como antes», concluye el religioso.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

«¿Por qué no voy a trabajar de lo mío?»