Obras y proyectos que se eternizan en Galicia

Pablo González
Pablo González REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

Obras en el AVE de la montaña. Fomento mantiene el plazo del 2018 para terminar el nuevo acceso ferroviario a Galicia.
Obras en el AVE de la montaña. Fomento mantiene el plazo del 2018 para terminar el nuevo acceso ferroviario a Galicia. Santi M. Amil

La autovía de la Costa da Morte y el final del nuevo acceso ferroviario, las grandes asignaturas pendientes

20 mar 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Obras y proyectos que a menudo hay que situarlos en las promesas post Prestige del Plan Galicia siguen a día de hoy atascados en los despachos o en los tajos de obra. La crisis que comenzó en el 2008 tiene mucho que ver en ello, pero también las prioridades que tanto Fomento como la Xunta se plantearon en un período en la que había que acometer grandes proyectos con muchos menos recursos.

La autovía de la Costa da Morte. Tras años de retraso se pondrá en servicio el primer tramo a finales de este año.
La autovía de la Costa da Morte. Tras años de retraso se pondrá en servicio el primer tramo a finales de este año. José Manuel Casal

El lejano oeste

La autovía de la Costa da Morte. Quizás es el proyecto más comparable con la situación del corredor norte. Básicamente porque en un reciente informe de Fomento tanto la Costa da Morte como A Mariña y Ortegal eran lan zonas más aisladas de Galicia, principalmente por dos razones: carecen de ferrocarril o no es competitivo y apenas se beneficiaron de las mejoras en vías de alta capacidad que hubo en casi todo el territorio gallego desde finales de los años 80. La autovía que parte desde Carballo para vertebrar la Costa da Morte arrastra años de retraso debido a las dificultades de las empresas para acceder a créditos para sufragar las obras, que se abonarán mediante el sistema de peaje en la sombra. El tramo entre Carballo y Baio estará listo a finales de este año.

El ave troncal

La conexión con la Meseta y las dudas sobre el plazo del 2018. Tiene mérito que las obras del nuevo acceso ferroviario a Galicia, en su tramo más complejo de montaña entre Lubián y Ourense, avancen en los años más duros de la crisis. Pero eso no quita que la conexión lleve más de 18 años en obras desde que se inició el tramo Madrid-Valladolid, terminado en el 2007. El plazo del 2018 comprometido por Fomento corre riesgo, no solo por los imprevistos de una obra compleja y la incertidumbre política que puede afectar al proyecto. También por el retraso en la tramitación del único tramo que aún no se ha licitado, los 16 kilómetros entre Taboadela y Ourense. La única posibilidad de que llegue un AVE auténtico a Galicia a finales del 2018 -y no los Alvia actuales- pasaría por electrificar y habilitar un tercer hilo en el trazado actual como solución provisional mientras no se construye la compleja variante de alta velocidad.