Estos son los seis «best sellers» del verano

En septiembre aún estás a tiempo de recuperar alguno de los éxitos de la temporada estival, en la que la novela negra se coronó una vez más como el género favorito entre los gallegos


Para los amantes de la literatura no hay playa ni piscina sin libro. Por eso no es de extrañar que muchos hayan aprovechado sus vacaciones para devorar esos títulos a los que les tenían ganas y que por falta de tiempo todavía no habían podido disfrutar, pero ¿cuáles han sido los más leídos este verano?

Entre las mil y una opciones que uno se encuentra en las diferentes librerías, hay algunos libros que no han pasado desapercibidos para los lectores. Tanto es así que existen seis títulos que aparecen entre los más vendidos de la mayoría de establecimientos gallegos. Esther Gómez, librera de Moito Conto, no duda a la hora de decir cuáles han sido los best sellers del verano: «Malaherba, de Manuel Jabois, ha sido muy demandado, igual que O último barco, de Domingo Villar». Con ella coinciden Carlos Coira, de Trama, y Mercedes Corbillón, de Cronopios. Precisamente, la última entrega de la serie del inspector Leo Caldas, después de Ollos de agua y A playa dos afogados, ha sido muy celebrada por la crítica y por el público. El título pertenece a un género que sigue en auge y que se ha convertido en el rey absoluto del verano.

Mejor en el bolsillo

«En estos meses se vende muy bien el formato bolsillo, ya que, al ser más pequeños, son más cómodos para llevarse de paseo. Entre los más solicitados hay varios títulos de novela negra, que ha tenido un repunte este verano», indican desde librería Trama. Prueba de ello es que otra de las obras más reclamadas pertenece a ese género. Se trata de Los asquerosos, de Santiago Lorenzo, un libro que también figura en el top ventas de Moito Conto y de Cronopios. «Otro autor que ha sido muy demandado ha sido Andrea Camilleri. Tras su muerte en julio, sus libros han vuelto a subir, sobre todo el último: El carrusel de las confusiones. Ha sido muy solicitado», explica Carlos desde Trama.

Esther, de Moito Conto, hace alusión a una obra que han promocionado mucho desde su librería y que el público está acogiendo con los brazos abiertos. «La sinfonía del azar, de Douglas Kennedy, es un best seller aquí», asegura la librera coruñesa. Se trata de un family noir con todos los ingredientes necesarios para triunfar: Secretos, traiciones, amor y desgracia. Además, en ese establecimiento han tenido mucho éxito libros como Rialto 11, de Belén Rubiano, Los lobos no piden perdón, de Miguel Conde Lobato, y la última novela de Nieves Abarca, Voraces. «Entre los más vendidos no faltan Infamia, de Ledicia Costas, ni A beleza vermella, de Arantza Portabales», añade Esther. Ambos títulos, también de novela negra, han conseguido enganchar a numerosos lectores que han pasado parte de sus vacaciones devorando sus páginas. En el caso del primero, la obra cuenta la historia de Emma Cruz, abogada y profesora de Derecho Penitenciario que se traslada a Merlo para impartir clases en la Universidad, un lugar marcado por la desgracia. «A novela fala dese instinto de grupo que vai de facerse valer á custa de maltratar ou violar a unha muller. Infamia tamén bebe da historia de James Rhodes. Ler Instrumental, coñecer o que lle ocorreu, foi sentir que se me cravaba unha agulla», explicó Ledicia Costas en una entrevista en La Voz días antes de la presentación del libro. Por su parte, la novela superventas de Portabales parte de un crimen cometido en Santiago de Compostela y por el que seis personas se convierten en sospechosas, ya que todas podrían tener motivos para haber podido cometer el asesinato.

Otros géneros con tirón

Más allá de los best sellers, la librería Cronopios reseña que en su lista de más vendidos se han colado otros títulos igual de interesantes. «No tienen las mismas cifras que O último barco, de Villar, porque de esa obra tenemos muy buenas ventas en las dos tiendas, en la de Santiago y en la de Pontevedra, y en los dos idiomas, castellano y gallego, pero este verano destaca también Largo pétalo de mar, la última obra de Isabel Allende», afirma Mercedes. Para ella, hay además otro título que sobresale: «Cambiando de género, destaca Lluvia fina, de Luis Landero. Es un libro que lleva varios meses siendo muy solicitado y que, la verdad, está funcionando muy bien gracias al boca oreja».

Si todavía no los has leído, no dejes pasar la ocasión. Porque, en verano o en otoño, leer buenos libros es un plan perfecto.

Las 20 novelas clásicas que deberías leer al menos una vez en la vida

ANA ABELENDA

Consultamos a diez personalidades del mundo del libro qué novelas son las imprescindibles, las que no nos podemos perder. El tope está en 20 y en el siglo XX. Aquí las favoritas. ¿Cuáles añadirías?

La novela no ha muerto. La reina de las letras de ficción tiene no solo novedades, sino antigüedades vivas que no se irán al estante de atrás. Son joyas que nos llevaríamos en un arca a un retiro feliz, a La isla del tesoro, el primer flechazo de novela para Domingo Villar (Vigo, 1971), autor de O último barco. «Es un flechazo que todavía dura, porque sigo coleccionando ediciones —dice sobre el clásico de Stevenson, que también brilla entre las favoritas del editor Francisco Castro—. Creo que La isla del tesoro (1883) es el primer libro en el que me enfrenté a un malo con el que me gustaba estar. Estaba deseando que apareciese John Silver y creerme sus embustes». Si tuviese que quedarse con tres de esa selección de 20 novelas para no perder jamás, el creador de Leo Caldas elegiría también El conde de Montecristo (1844). «Cuando he tenido alguna complicación en la vida, siempre me ha parecido que si Edmundo Dantés pudo salir del castillo de If yo podía salir de las mías, cuenta quien dice que Pedro Páramo (1955) hace que «quiera vivir en Comala».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Estos son los seis «best sellers» del verano