La bronca se enquista en el pleno

carmela lópez FERROL / LA VOZ

FERROL CIUDAD

José Pardo

El equipo de Ferrol en Común y el grupo socialista evidencian su mala relación incluso estando de acuerdo

02 dic 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La tensión está a flor de piel e incluso en cuestiones en las que votan al unísono, el gobierno de Ferrol en Común y su exsocio, el grupo socialista, se lanzan cuchillos, en el sentido figurado de la expresión, a la mínima de cambio. El pleno de ayer fue un claro ejemplo del «y tú más», cuando en realidad los tres únicos puntos de la sesión salieron adelante con los votos favorables de ambas formaciones, porque ya lo tenían previsto así.

La mayor crispación de la bancada socialista, y más concretamente de la portavoz, Beatriz Sestayo, la provocó el portavoz de FeC, Álvaro Montes, al sacar a colación la vez en la que la que entonces era primera teniente de alcalde y su compañero de partido Bruno Díaz se ausentaron del pleno cuando se debatía una moción popular de apoyo a la construcción de corbetas para Arabia Saudí. «Nós non fixemos obxección ideolóxicas con Arabia Saudí e pido que rectifiquen», asestó Montes.

Lo dijo ayer, cuando los grupos explicaban su posicionamiento -solo se abstuvieron el PP y Ciudadanos- sobre una declaración institucional de apoyo al comité de Navantia pidiendo la sustitución de Revuelta.

La respuesta de Sestayo también fue airada. Después de indicar que «costa crer que se aproveite a ocasión de meter o dedo no ollo ao exsocio facendo vinganza», incidió en que, si se trata de sacar rédito de cuestiones ideológicas, «aínda que me costa, non vou facer referencia a obxección de Izquierda Unida contra o aumento do gasto militar ou a de AGE e as Mareas no Parlamento galego con intervencións que hasta chamaban asasinos a quenes contrataban embarcacións militares». Para Sestayo, las declaraciones de Álvaro Montes son «intolerables, impresentables e impropias dun voceiro» y explicó las razones de aquella ausencia, señalando que no consideraba oportuno posicionarse en ese momento, cuando se estaban mostrando imágenes de niñas mutiladas y violadas. El alcalde, Jorge Suárez, dio por zanjado el debate diciendo «temos por non feita esa referencia».

El grupo socialista, por medio de Bruno Díaz, también metió su puya en la propuesta de renuncia al contrato eléctrico. Habló de la «rectificación disimulada de quen ostenta hoxe o goberno», se mostró convencido de que si no fuera por el PSOE el alcalde ya tendría el contrato firmado y recordó las dos convocatorias de la mesa de contratación que hizo. Jorge Suárez acusó de inacción a los anteriores concejales de Servicios socialistas y espetó que los informes que avalan el rechazo al contrato los solicitó él.