Una plata a contracorriente

El valdoviñés Roberto Lorenzo logra en Italia el subcampeonato de Europa de trineos con perros, una modalidad cara y apenas practicada en Galicia


ferrol/la voz.

Desde hace años, Roberto Lorenzo cultiva una afición atípica en Galicia. El deportista valdoviñés compite en pruebas de trineos con perros, mushing . Una modalidad sacrificada, cara y sin apenas repercusión en su entorno. Por eso cada uno de sus éxitos premian su trabajo contracorriente. Ayer regresaba feliz de Falze di Piave, en el noreste de Italia, a 70 kilómetros de Venecia, con una medalla de plata colgada al cuello. El subcampeonato de Europa, su mejor resultado hasta ahora, compensa todo su esfuerzo. Aunque el éxito, en el actual contexto de crisis, conlleva el fin de su temporada, consumido ya todo el presupuesto.

«Xa contabamos con un resultado así. E puidemos gañar o Europeo, pero unha pedra reventou unha das rodas do trineo», explica Roberto Lorenzo, que compitió en Italia en la modalidad esprint de trineos de ocho perros, en una competición de mushing que reunió a unos 200 participantes. Tras la primera jornada, el sábado, marcaba el mejor tiempo sobre el recorrido de siete kilómetros y medio, «un trazdo enrevesado, con moitas curvas e barro polo reciente desbordamento dun río».

Con un trineo muy bien preparado, al que incorporó hace unos meses un par de perros adquiridos al alemán Helmut Peer, campeón de Europa que se pasó a la modalidad de distancia media, el valdoviñés consiguió durante la segunda jornada una velocidad máxima de 45 kilómetros por hora, el récord en el campeonato, y una media de 34, según registró el GPS instalado por la organización en su trineo.

«O segundo día, antes da metade do percorrido, reventou a roda por unha pedra e pasamos a perder moito tempo», indica Roberto Lorenzo, medallista con anterioridad en varios campeonatos de España.

El deportista, que viajó en autocaravana, en la que comía y dormía junto a su mujer y asistente en la competición, Belén Montero, ajustó al máximo los gastos y transportó a los perros en un remolque. Así, gastó 1.400 euros en el desplazamiento a Italia, cuyo regreso cubría anoche todavía. «Reducimos custes en alimentación, material, en todo», añade. Y no hay presupuesto para más en lo que queda de temporada. Con la crisis, los patrocinios desaparecieron, y solo continúan apoyándolo el Grupo San Roquiño de As Pontes, el Puerto de Ferrol, la Clínica Veterinaria de Narón y Muebles Valdoviño, entre otros.

«Non temos xa nin unha peseta», explica el Roberto Lorenzo. Así que el éxito de Italia le puede impedir acudir al Campeonato de España de Vinuesa (Soria), cita imprescindible para poder competir después internacionalmente.

Votación
4 votos

Una plata a contracorriente