Vuelta al Congreso: el moreno de Sánchez y el regreso de los desaparecidos Rivera y Abascal

Abascal fue el único primer espada de un partido que intervino en el debate sobre el Open Arms, el resto dejaron que fueran los portavoces de los grupos

El presidente de Vox, Santiago Abascal, pasa junto al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, antes de su intervención de este jueves ante el Pleno del Congreso
El presidente de Vox, Santiago Abascal, pasa junto al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, antes de su intervención de este jueves ante el Pleno del Congreso

Madrid / La Voz

La convocatoria urgente del pleno celebrado este jueves sobre el Open Arms obligó a adelantar un par de días el regreso de las vacaciones de los dos grandes ausentes de la política española y que venían limitando sus intervenciones en agosto a la comodona política del tuit: Albert Rivera, que recorrió el pasillo del Congreso casi desapercibido tras la gran estela mediática que dejaba Sánchez a su entrada; y el presidente de Vox, Santiago Abascal, ya de vuelta en la capital tras disfrutar de unos días en la costa gallega.

El presidente de Ciudadanos se tomó con calma la vuelta al cole descargando toda la responsabilidad de la jornada en la portavoz de su grupo parlamentario, Inés Arrimadas. Por su parte, el líder de Vox se fajó y bajó a la tribuna de oradores para defender la posición de su bancada, muy beligerante con la actuación de un Gobierno al que acusó de «complicidad» con una embarcación que sometió «a chantaje a la soberanía italiana», alineándose con la tesis de su colega Salvini.

El presidente del Gobierno llegó puntual a la Carrera de San Jerónimo luciendo un considerable tono tostado en la piel que le delataba haber pasado más tiempo al sol que en los despachos en las últimas semanas. Durante el pleno tampoco dijo ni pío. Como jefe del Ejecutivo, dispone de la facultad de intervenir cuando lo considere oportuno, pero solo abrió la boca a su llegada al hemiciclo, unos minutos antes de que comenzase la sesión, con un discurso que traía perfectamente memorizado desde casa para pedir al resto de fuerzas políticas que no bloqueen su proyecto de gobierno.

El presidente del PP, Pablo Casado, también permaneció en silencio al ceder todo el protagonismo a su recién nombrada portavoz parlamentaria, Cayetana Álvarez de Toledo. Casado inaugurará este domingo el curso político de los populares en Ávila, el mismo sitio del pasado año. El abandono de Rajoy de la primera línea política dejó huérfanos a muchos votantes populares y también al gallego Concello de Cerdedo-Cotobade, el lugar favorito del expresidente para dar el pistoletazo de salida al año. 

Montero, de baja

En Unidas Podemos, con Irene Montero de baja por maternidad, Iglesias apostó por Noelia Vera para cargar contra la vicepresidenta Carmen Calvo. Repartió el tiempo con los compañeros de su grupo. En representación de Galicia en Común disfrutó de la palabra Gómez-Reino.

La sesión también sirvió para que la compostelana María Vilas tomase posesión de su acta tras la estampida de Marta Rivera de la Cruz, cabeza de lista de Ciudadanos por A Coruña en las pasadas elecciones, recientemente nombrada Consejera de Cultura de Madrid.

La oposición acusa al Gobierno de responder solo ante crisis migratorias mediáticas

Fran Balado
La diputada del PP Álvarez de Toledo recibe el aplauso de sus compañeros de partido durante el pleno sobre el Open Arms
La diputada del PP Álvarez de Toledo recibe el aplauso de sus compañeros de partido durante el pleno sobre el Open Arms

Calvo defiende la gestión realizada con el Open Arms y asegura que el buque rechazó atracar en un puerto español

La última crisis migratoria en el Mediterráneo sirvió a la clase política española para lanzarse los trastos a la cabeza. El Congreso celebró un pleno extraordinario para que el Gobierno diera explicaciones sobre su gestión con el Open Arms, la embarcación inmovilizada la pasada semana en un puerto italiano sobre la que un juez levantó este jueves la orden de embargo.

El pleno se celebró con el ensordecedor ruido de fondo que están generando las negociaciones para un nuevo asalto a la investidura de Pedro Sánchez. O mucho cambian las cosas de aquí a tres semanas, o todo apunta a que el socialista no logrará desbloquear el asunto, por lo que la posibilidad de una repetición electoral cobra cada vez más fuerza. El escenario perfecto para una sesión bronca justo al regreso de las vacaciones, para no perder la costumbre.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Vuelta al Congreso: el moreno de Sánchez y el regreso de los desaparecidos Rivera y Abascal