Sánchez busca una alianza que le permita aguantar en la Moncloa

El Ejecutivo promete 2.200 millones de euros a Cataluña, sabiendo que sus diputados son clave


madrid / la voz

El Gobierno se encuentra inmerso en plenas negociaciones presupuestarias. Pedro Sánchez necesita tejer una alianza con otras formaciones políticas que le permita sacar adelante sus primeras cuentas. Tras el acuerdo con Podemos, desde la Moncloa irradian optimismo, aunque buena parte del éxito o del fracaso final dependerá de lo que acontezca en Cataluña, ya que las formaciones independentistas guardan la llave en su bolsillo. De ahí los 2.200 millones que ya tiene comprometidos el Ejecutivo para este territorio. En palabras de Miquel Iceta, el primer secretario del PSC, «un gran gesto» para Cataluña. 

¿Cuántos votos a favor necesita Pedro Sánchez?

El Gobierno necesita el respaldo de la mayoría simple de la Cámara Baja; es decir, más votos a favor que en contra. Teniendo en cuenta que el PP y Ciudadanos se posicionarán en su contra y suman 169 escaños, Sánchez (84 votos del PSOE) requiere necesariamente del respaldo de Podemos (67), con el que ya tiene un preacuerdo; de los valencianos de Compromís (4), con quienes no le será difícil alcanzarlo; con el PNV (5), que antes de dar el visto bueno exigirá su parte; con Nueva Canarias (1), que se da por hecho, al tratarse de una formación estrechamente vinculada al PSOE; y con los nueve diputados de ERC. De este modo lograría 170 apoyos, superando el umbral marcado por la oposición. No obstante, necesitaría de la abstención del PDECat (8). 

¿El acuerdo con Podemos es inamovible?

Desde Podemos aseguran que sí: «Es un acuerdo firmado». Pero en el Gobierno saben que faltan por sumarse a la mesa varias formaciones que podrían poner pegas en alguno de los puntos, por lo que tratan de hacer hincapié en que este documento está sujeto a cambios. No obstante, fuentes de la Moncloa reconocen que representantes de Podemos podrán sumarse a las negociaciones del Gobierno con otras formaciones.

¿Qué exigen las fuerzas secesionistas catalanas?

Aquí es donde está la auténtica clave. ERC y el PDECat insisten en la necesidad de «gestos» por parte del Ejecutivo de cara a conseguir la libertad de sus compañeros encarcelados, o al menos para que las acusaciones conlleven un menor número de años. En las últimas semanas presionan a Sánchez para que la Fiscalía retire los cargos de rebelión. Pero la división que existe dentro del secesionismo y la amenaza de un nuevo adelanto electoral en Cataluña obligan a cada formación a diferenciar su estrategia. La división es especialmente acusada en el PDECat, con Puigdemont desde Bruselas echando gasolina al fuego; con un presidente de la Generalitat con las calles descontroladas que exige una fecha para celebrar un referendo de autodeterminación; y con los ocho diputados en Madrid que se muestran más pactistas que sus dirigentes de Barcelona y que, quién sabe, hasta podrían acabar votando a su aire. Su portavoz en el Congreso, Carles Campuzano, incluso sugirió ayer que el tema de los presos podría no ser condición ineludible.

¿Y qué pide el PNV?

Llegar a un acuerdo «será fácil, pero gratis no», admitió el presidente del partido, Andoni Ortúzar. Toda una declaración de intenciones de que el Ejecutivo tendrá que pasar por caja para asegurarse el sí de los vascos. Como le pasaba a Rajoy.

¿Qué votarán PP y C’s?

Aquí el no está garantizado, incluso desde antes de conocer las cuentas. En el PP están seguros de que Sánchez logrará aprobarlas porque está dispuesto a pagar cualquier peaje con tal de seguir en la Moncloa. Pero ellos harán todo lo posible para entorpecer su camino, y, por supuesto, rechazarán los Presupuestos en el Senado, por lo que tendrían que volver al Congreso: «Así al menos disfrutaremos algunos días más con los impuestos más bajos», dicen desde la dirección. Desde Génova alertan de que estas cuentas pactadas entre el Ejecutivo y Podemos traerán consigo un gran incremento de los impuestos que acabará por ahogar la economía del país. En Ciudadanos van en la misma línea y denuncian que el jefe del Ejecutivo es capaz de cualquier cosa para mantenerse como presidente. 

¿Cuál es el calendario?

A medianoche de ayer expiró el plazo para que el Gobierno trasladase a Bruselas el borrador de sus Presupuestos. La Comisión Europea puede exigir algunas clarificaciones, pero el 30 de noviembre como fecha límite tendría que oficializar si acepta o no su proyecto. Después, el Consejo de Ministros lo envía al Congreso, en donde se negocia un calendario en el que parece difícil que se llegue a votar en mayo, justo a las puertas de las autonómicas y municipales.

¿Y habrá elecciones si Sánchez no logra aprobar los Presupuestos?

Todo apunta a ello. Con un Gobierno tan débil, sería un suicidio decantarse por prorrogar las cuentas de Rajoy.

Bruselas se resigna a aceptar los Presupuestos españoles

Cristina Porteiro

No le gusta el plan del Gobierno de Sánchez, pero el gran frente de batalla de la Comisión son las cuentas italianas

El equipo de Jean Claude Juncker ya tiene preparada la lupa para examinar al detalle las cuentas pactadas entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Podemos, cuyas líneas maestras deberían haber llegado a Bruselas ayer. Las primeras vibraciones en los cuarteles de la Comisión Europea no son buenas. «Veremos qué nos deparan», señalan.

Las previsiones de crecimiento se siguen enfriando y bajan una décima, hasta el 2,6 % del PIB, para este año, y al 2,3 % en el 2019. A pesar de los riesgos que acechan a la economía desde el exterior (proteccionismo y aumento del precio de la energía) y de las señales que apuntan a un menor dinamismo de la demanda interna, el Ejecutivo español insiste en presentar un plan presupuestario expansivo que vuelve, una vez más, a dejar de lado el objetivo de déficit, que se irá al 2,7 % este año (cinco décimas más del objetivo oficial aún vigente) y al 1,8 % en el 2019. Una relajación fiscal que las autoridades comunitarias no ven con buenos ojos. El equipo del comisario de Economía, Pierre Moscovici, insiste en que España debe aprovechar los «vientos de cola» para sanear las cuentas y prepararse para cualquier shock que pueda desatarse en los mercados.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Sánchez busca una alianza que le permita aguantar en la Moncloa