El PP valenciano también se financió de manera delictiva, según la Justicia

melchor saiz-pardo MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Fernando Alvarado

Utilizó la red Gürtel para pagar actos electorales con dinero de empresarios afines

12 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

«El PP valenciano financió sus campañas electorales (el 2007 y el 2008) de manera tan absolutamente irregular que fue delictiva». El Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional sentenció que, como ya ha quedado acreditado en el PP nacional, también la formación que dirigía Francisco Camps (que nunca llegó a sentarse en el banquillo por esta causa) usó de forma reiterada el dinero negro que empresarios amigos le entregaban a través de una de las empresas de la trama Gürtel para pagar sus actos electorales. El tribunal, en el segundo varapalo judicial al PP en poco más de dos semanas, impone penas que van desde los cuatro meses de cárcel a los seis años y nueve meses a 18 de los 20 acusados en el juicio de la rama valenciana del caso Gürtel, al considerar acreditada su participación en la financiación ilegal de las campañas electorales del PP de la Comunidad Valenciana en las elecciones municipales y autonómicas del 2007 y en las generales del 2008.

Pero, a diferencia del fallo conocido en mayo, la Audiencia Nacional ahora sí que condena a 17 de los 20 procesados por delitos electorales, al margen de falsedad documental continuada e ilícitos contra la Hacienda Pública. No obstante, a pesar del alto número de condenas, las penas, como se esperaba, no son especialmente duras, habida cuenta de que la mayoría de los procesados habían alcanzado pactos con la Fiscalía y habían confesado antes del juicio o durante la vista oral. En este último caso está el ex secretario general Ricardo Costa, condenado a cuatro años de cárcel al aplicar el juez las atenuantes de colaboración activa o confesión. El 24 de enero, Costa tiró de la manta en la Audiencia Nacional y admitió que el PP «sí se financiaba con dinero negro», al tiempo que acusó a Camps de estar al frente de esa contabilidad paralela.

La sentencia, relativa a las piezas separadas de Valencia 1, 2 y 6 del caso Gürtel, también condena (por tercera vez) a los cabecillas de la trama. Entre otros, al jefe de la red, Francisco Correa, a quien impone cinco años y tres meses tras aplicarle la atenuante de haber devuelto dos millones de euros; a su mano derecha, Pablo Crespo, quien es sentenciado a cinco; y a Álvaro Pérez, el Bigotes, al que se le condena a seis años y nueve meses.