El PP valenciano también se financió de manera delictiva, según la Justicia

Utilizó la red Gürtel para pagar actos electorales con dinero de empresarios afines


madrid / colpisa

«El PP valenciano financió sus campañas electorales (el 2007 y el 2008) de manera tan absolutamente irregular que fue delictiva». El Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional sentenció que, como ya ha quedado acreditado en el PP nacional, también la formación que dirigía Francisco Camps (que nunca llegó a sentarse en el banquillo por esta causa) usó de forma reiterada el dinero negro que empresarios amigos le entregaban a través de una de las empresas de la trama Gürtel para pagar sus actos electorales. El tribunal, en el segundo varapalo judicial al PP en poco más de dos semanas, impone penas que van desde los cuatro meses de cárcel a los seis años y nueve meses a 18 de los 20 acusados en el juicio de la rama valenciana del caso Gürtel, al considerar acreditada su participación en la financiación ilegal de las campañas electorales del PP de la Comunidad Valenciana en las elecciones municipales y autonómicas del 2007 y en las generales del 2008.

Pero, a diferencia del fallo conocido en mayo, la Audiencia Nacional ahora sí que condena a 17 de los 20 procesados por delitos electorales, al margen de falsedad documental continuada e ilícitos contra la Hacienda Pública. No obstante, a pesar del alto número de condenas, las penas, como se esperaba, no son especialmente duras, habida cuenta de que la mayoría de los procesados habían alcanzado pactos con la Fiscalía y habían confesado antes del juicio o durante la vista oral. En este último caso está el ex secretario general Ricardo Costa, condenado a cuatro años de cárcel al aplicar el juez las atenuantes de colaboración activa o confesión. El 24 de enero, Costa tiró de la manta en la Audiencia Nacional y admitió que el PP «sí se financiaba con dinero negro», al tiempo que acusó a Camps de estar al frente de esa contabilidad paralela.

La sentencia, relativa a las piezas separadas de Valencia 1, 2 y 6 del caso Gürtel, también condena (por tercera vez) a los cabecillas de la trama. Entre otros, al jefe de la red, Francisco Correa, a quien impone cinco años y tres meses tras aplicarle la atenuante de haber devuelto dos millones de euros; a su mano derecha, Pablo Crespo, quien es sentenciado a cinco; y a Álvaro Pérez, el Bigotes, al que se le condena a seis años y nueve meses.

El titular del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, impone penas de cárcel que llegan hasta un año y nueve meses de cárcel a los nueve empresarios que admitieron haber financiado en B al PP, pero acto seguido conmuta las penas por multas, que llegan hasta los 154.500 euros, ya que se les aplica la atenuante de colaboración activa por haber abonado ya como responsabilidades civiles 1.057.101 euros.

Correa, Costa y el Bigotes, condenados por la trama valenciana de la Gürtel

Europa Press

La Audiencia Nacional considera que ha quedado probado que los populares valencianos pagaron con dinero negro parte de los actos electorales de las campañas autonómicas y municipales del 2007 y las generales del 2008

El Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a cuatro años de prisión al exsecretario general del PP de la Comunidad Valenciana Ricardo Costa y absuelto al exvicepresidente Vicente Rambla por la financiación irregular del partido liderado entonces por Francisco Camps en las elecciones del 2007 y el 2008. Según la sentencia, el PP de la Comunidad Valenciana se financió de manera «tan absolutamente irregular» durante las campañas electorales del 2007 y el 2008 que «fue delictiva».

El juez José María Vázquez Honrubia también ha condenado a los líderes de la trama Gürtel Francisco Correa y Pablo Crespo -a cinco años y tres meses de prisión el primero y a cinco años, el segundo-, y a Álvaro Pérez El Bigotes a seis años y nueve meses por girar facturas falsas para que otros empresarios sufragasen ilícitamente parte de los actos electorales de los populares. Estas penas se acumulan a las impuestas ya por las irregularidades en Fitur y por la primera época de la trama Gürtel -en esta última El Bigotes resultó absuelto-.

Seguir leyendo

«Soborno en diferido»

La sala solo absuelve a uno de los empresarios (al que se le retiró la acusación) y a Vicente Rambla, exvicepresidente de la Generalitat, porque, afirma la sentencia, no hay prueba directa que permita concluir que sea autor de los delitos imputados aunque tampoco «podía ignorar lo que estaba ocurriendo en las campañas que dirigía». Pero ante la duda, no hay condena.

Los hechos probados de la sentencia son muy duros con el PP, al que acusa, incluso, de haber tejido un sistema de «soborno en diferido», según el cual «ciertos empresarios pagan hoy campañas electorales y mantienen u obtienen mañana contratos administrativos». Un sistema, de financiación «delictiva», que ataca la propia «pureza de los procesos electorales» y, «en definitiva, el juego limpio electoral».

El fallo insiste en que esta estratagema lo corrompió todo: «La neutralidad y objetividad de las Administraciones se ve seriamente cuestionada cuando los financiadores de la campaña electoral son, exacta y precisamente, adjudicatarios de obras, servicios o suministros contratados por la Administración, cuyos representantes políticos han sido elegidos apoyándose en una campaña financiada ilegalmente».

Dos mítines de Mariano Rajoy fueron pagados con dinero negro

La maquinaria orquestada por el PP valenciano -y descrita por Costa, Correa o el Bigotes, a los que la sentencia da credibilidad- no era complicada: los responsables populares en los comicios locales y autonómicos del 2007 y en los generales del 2008 obviaron «la cuantía máxima admitida de gasto electoral prevista por la ley» y recurrieron a empresarios, infringiendo la «genérica prohibición legal de abono de los gastos de los partidos políticos por terceras personas». Fue entonces cuando recurrieron a Orange Market, la empresa en Valencia de Correa.

De esta manera, con dinero no declarado, según la sentencia, se abonaron al menos dos actos electorales protagonizados por el expresidente Mariano Rajoy. Estos dos eventos figuran entre los trabajos realizados por Orange Market para el PP valenciano, pero que nunca fueron abonados por la formación, que dejó a empresarios amigos que zanjaran esas deudas a cambio de favores futuros. El primero de los actos tuvo lugar el 12 de mayo del 2007 en Alicante, en la campaña electoral para las municipales y autonómicas. La empresa valenciana de Correa se gastó 16.882 euros en la organización de ese evento que nunca cobró al PP.

El segundo acto fue el 28 de febrero del 2008 en la campaña de las generales en la Institución Ferial Alicantina. Gürtel gastó en su organización 27.264 euros, que nunca llegó a facturar a los populares, porque fueron pagados por constructores. Orange Market, además, usó otro acto de Rajoy el 6 de marzo del 2008 en la plaza de toros de Valencia para meter un sobrecoste del 40 % al PP, a la espera de que fuera reembolsado por terceros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El PP valenciano también se financió de manera delictiva, según la Justicia