El Supremo liquida definitivamente las causas contra dirigentes chinos

Avala el cierre de los casos por genocidio en el Tibet y del grupo religioso Falun Gong

Miembros del movimiento Falun Gong
Miembros del movimiento Falun Gong

redacción / la voz

El pleno de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo confirmó ayer, por unanimidad, el archivo de las dos causas que se seguían contra China por el genocidio y las torturas que se habrían cometido en el Tíbet y la represión contra los miembros del grupo Falun Gong, acordado en su día por la Audiencia Nacional.

Ese tribunal tomó la decisión en junio del año pasado argumentando que estos dos procedimientos no cumplían los requisitos que estableció el Congreso en la reforma del artículo 23 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que limitó la justicia universal, y este criterio es el que confirma ahora el alto tribunal. La sentencia, de cuya redacción se encargará como ponente el magistrado Cándido Conde-Pumpido, sentará la jurisprudencia que servirá como referencia a otras causas afectadas por el aludido recorte de la justicia universal.

Las dos causas que el Supremo acaba de cerrar definitivamente se dirigían contra personas que no tienen la nacionalidad española, que no residen habitualmente en España y a los que no se denegó su extradición por parte de las autoridades nacionales.

Un millón de muertosn la causa sobre el Tíbet, el juez Ismael Moreno investigó el genocidio, las torturas y los delitos de lesa humanidad que se habrían producido en la región, en la que habrían muerto un millón de personas durante los últimos cincuenta años. En febrero del 2014, este juez ordenó la detención del expresidente chino Jiang Zemin, el ex primer ministro Li Peng, el jefe de la seguridad china y responsable de la Policía Qiao Shi, el exsecretario del partido en el Tíbet Chen Kuiyan y el exministro de Planificación familiar Peng Pelyun. También estaba imputado en la causa el expresidente Hu Jintao.

En relación con el caso de Falun Gong, Moreno instruía una querella interpuesta en el 2004 por 15 víctimas de la represión que sufrieron los miembros de este grupo desde 1999. El procedimiento, que fue avalado en junio del 2006 por el Supremo, se dirigía, entre otros, contra el actual presidente del comité nacional del Consejo Consultivo Político del Pueblo Chino, Jia Qinglin, secretario del comité municipal de Pekín entre 1997 y el 2002.

Flotilla de la libertad

En relación con la causa de la Flotilla de la Libertad de Gaza, el Supremo se negó a responder a la exposición motivada en la que el magistrado Pablo Ruz le consultaba sobre si se debe o no archivar el caso, porque considera que el escrito del juez no está bien fundamentado. Ruz le hizo llegar al alto tribunal una consulta sobre si esta investigación encaja dentro de los supuestos sobre los que tienen competencia los tribunales españoles tras la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial. El Supremo no ha querido valorar todavía el fondo del asunto porque entiende que el escrito de Ruz «no argumenta si concurren o no los criterios expuestos». Ahora será su sustituto, José de la Mata, quien decida si envía o no una nueva consulta debidamente motivada.

En varias secciones de la Sala de lo Penal del Supremo se vienen estudiando a lo largo del mes de abril, en reuniones informales, si fue o no oportuno el archivo de las investigaciones de varios asuntos relacionados con la justicia universal, entre ellos el caso de la Flotilla de la Libertad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Supremo liquida definitivamente las causas contra dirigentes chinos