Monago, el incómodo verso suelto

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

El político del PP redobla su apuesta por bajar impuestos y continúa desafiando a Génova y a Moncloa tanto en lo económico como en lo social

21 sep 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

«No soy un verso suelto, llevo en este partido desde que tenía 19 años». El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, rechaza la etiqueta del político que va por su cuenta en el PP sin obedecer órdenes ni consignas del partido. Pero tanto su discurso como su gestión política demuestran que toma sus decisiones sin consultar con Génova y tampoco con Moncloa. Y, pese las críticas que recibe incluso entre sus compañeros del PP, aunque casi nunca en público, lo cierto es que muchas de las propuestas que Monago ha presentado en solitario han acabado siendo asumidas después por la totalidad del partido.

El pasado lunes, el presidente extremeño dio una nueva muestra de su independencia al redoblar la apuesta lanzada en junio de rebajar la práctica totalidad de los impuestos de competencia autonómica. La reducción de la presión fiscal en Extremadura, que incluye una reforma a la baja en el IRPF, el impuesto de sucesiones y donaciones, el canon del agua o la reducción de las tasas a la mitad para las empresas que inviertan en la comunidad, se eleva a 73 millones de euros. Si a ello se le suma la reducción del IRPF estatal anunciado por el Gobierno, los extremeños se ahorrarán en el 2015 un total de 114,3 millones de euros. Es decir, 64,3 millones más de lo que se anunciaba hace solo tres mees.

Bombero antes que político

Aunque Monago fue criticado desde su partido por anunciar bajadas de impuestos cuando el Ejecutivo se veía obligado a subirlos, el Gobierno va ahora a remolque suyo, ya que el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunciaba el pasado jueves que «van a bajar los impuestos de los españoles porque nos lo podemos permitir y porque va a contribuir a la recuperación de la economía».