Empresas españolas pagan un 715 % más por importar por mar desde China

Cristina Porteiro
c. porteiro REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

M.MORALEJO

Las navieras, en la diana por inflar los precios del transporte de contenedores

03 sep 2021 . Actualizado a las 17:45 h.

«Antes el transporte marítimo se ofertaba, ahora lo suplicas». Así de crítica empieza a ser la situación para muchos de los clientes de la consultora Berest Group, experta en comercio internacional. Su responsable de cuentas, Francesc Bernabeu, no había visto nada igual en sus 28 años de carrera. Es difícil vender o comprar mercancías. No solo por falta de contenedores. Los precios para moverlos son prohibitivos. Las empresas españolas que utilizan la ruta mediterránea -atraviesa el canal de Suez- están fletando hasta un 610 % más que hace un año para traer los productos desde las fábricas que tienen en China hasta España, según datos de Freightos. Aunque las cosas se han puesto peor para las gallegas, que utilizan como puerto de enlace Róterdam. La ruta hacia el norte de Europa se ha encarecido un 715 %: «A pandemia está a provocar unha grande inestabilidade nos últimos meses, pero resulta imposible a súa cuantificación. Si que se pode falar dun maior impacto nos movementos de mercancías de baixo valor engadido, que en Galicia representan unha parte importante do comercio internacional», admiten fuentes del Igape. El nerviosismo empieza a calar en el sector: «No se recuerda algo así desde la Segunda Guerra Mundial, cuando los barcos tenían problemas de seguridad», desliza Bernabeu.

Todos confiaban en que la situación, desbocada desde marzo, volviera a su cauce este verano, pero la presión sigue subiendo y ya hay empresas que no pueden hacer frente a los sobrecostes. El responsable de operativa internacional de Cecogrup, Sergio Mata, asegura que ya hay firmas que cancelan operaciones comerciales porque pierden dinero. ¿Qué hay detrás de este caos logístico que está poniendo en peligro la recuperación?

Contenedores, pocos y caros

La primera explicación que da el sector apunta en una dirección: la escasez de contenedores. ¿Por qué no llegan a nuestras costas? Según explica Mata, porque el Gobierno chino decidió el año pasado cerrar el grifo de las importaciones de chatarra procedentes de Europa y Estados Unidos. Y esta mercancía ocupaba entre el 70 y el 80 % de los fletes hacia el país asiático. Ahora tardan mucho más en llenarse y salir de puerto.