Las principales calles comerciales de Galicia pierden tráfico peatonal

Manoli Sío Dopeso
m. sío dopeso VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

Marcos Míguez

La afluencia aún se mantiene un 20 % por debajo de antes de la pandemia

16 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Con el mundo en casa y las tiendas cerradas, la afluencia en los ejes comerciales de toda España se desplomó el año pasado. En el 2020, el tráfico de potenciales clientes cayó un 27,9 % en el conjunto del país, respecto al 2019, y un poco menos, un 25 % en Galicia.

Tras los meses de confinamiento, la afluencia comenzó a recuperarse en mayo, aunque no fue hasta junio y julio cuando la curva empezó a remontar con fuerza. Pese a esto, el tráfico peatonal no ha llegado a recuperar los niveles de antes de la pandemia, y esta tónica se mantiene a fecha de hoy. «Si comparamos marzo del 2021 con el mismo mes del 2020, la afluencia de peatones en las calles comerciales se ha incrementado un 11 %, aunque si se compara con el 2019 la caída es del 20,3 %», explica Sonia Lamela, directora de márketing y responsable de recursos humanos de TC Group, consultora especializa en medir la afluencia de consumidores a los puntos de venta, y autora del informe Retail Intelligence 2021, las claves de la recuperación del sector comercial.

Menos gente en la calle

Según este estudio, la pandemia en Galicia no solo ha afectado al volumen de personas que pasean por los ejes comerciales, sino también a la estacionalidad que experimenta el comercio gallego a lo largo del año.

De hecho, el análisis mes a mes demuestra que diciembre ha sido la fecha de mayor aumento de paso de peatones (coincidiendo con las campañas del Black Friday y Navidad).

La experta aclara, sin embargo que, pese a las consecuencias de la pandemia, el comportamiento del consumidor no ha cambiado en el último año. «Vemos que, pese a que han caído el tráfico y las entradas a tiendas, los picos máximos y mínimos de flujo de consumidores se mantienen», sostiene Lamela. «Lo que pasa es que hay una brecha que hace que las entradas también caigan», añade.

Pese a que el año pasado el comercio pudo mantener la ratio de atracción, no todos los sectores lo experimentaron de la misma forma. Mientras los negocios de hogar incrementaron este indicador en un 12,8 %, impulsados por la obligación de los consumidores de pasar más tiempo en casa; la moda registró una caída del 8,2 %.

«La gente que sale a la calle, lo hace con un objetivo de destino: se pasea menos, pero si sale a comprar, lo hace», argumenta Sonia Lamela. «Percibimos las ganas de comprar de los consumidores pese a las dificultades de las restricciones y de las medidas sanitarias en las puertas de las tiendas -subraya-; esto se ve de forma transversal en todos los sectores», dice.

La gente volverá

De cara al futuro, las expectativas son de recuperación. «Lo que vemos y esperamos es que, cuando se recupere la normalidad, el deambulatorio por las calles volverá y lo hará con más fuerza», señala Alvaro Angulo, consejero delegado de TC Group. «La gente tiene muchas ganas de pasear, ver escaparates y entrar en las tiendas, a veces a comprar por impulso y otras de forma reflexiva. Volverán todas las tipologías de consumidores», asegura el experto.