La factoría de Jealsa en Boiro salva de las llamas el área de producción

Ana Gerpe Varela
A. Gerpe RIBEIRA / LA VOZ

ECONOMÍA

CARMELA QUEIJEIRO

La empresa garantiza que continuará cumpliendo sus compromisos

10 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«O principal é que quedou a fábrica enteira e non houbo ningunha desgraza». La frase, repetida este domingo por muchos de los trabajadores que acudieron a la factoría de Jealsa en O Bodión, en Boiro, para seguir la labor de los equipos de emergencias resume el torbellino de sensaciones que les han invadido desde que a las 14.30 horas del sábado se declarase un incendio que les hizo temer no solo por su futuro laboral y el de sus descendientes, sino por la supervivencia de todo un municipio y una comarca. Las llamas arrasaron 11.000 metros cuadrados de las instalaciones del complejo conservero, pero dejaron intacta la totalidad de la zona de producción.

El fuego, que comenzó en la zona de congelado, se llevó por delante las de cocción y procesado. Que el viento soplara del sur constituyó una ventaja para el amplio despliegue de medios personado en las instalaciones para frenar lo que podría haberse convertido en una catástrofe. De esta forma, zonas consideradas esenciales como las de limpieza de lomo cocido, empaque, estuchado o almacenaje de los productos ya terminados han quedado intactas. Tampoco las oficinas han resultado dañadas.

Desde primera hora de la mañana, responsables de la compañía, reunidos en las instalaciones, comenzaron a trabajar en la reorganización de la actividad para retomar la producción cuanto antes.

En un comunicado, la dirección de la empresa garantizó que «continuaremos cumpliendo nuestros compromisos con clientes y consumidores». Indicaban que «todos nuestros centros de producción en el mundo permanecen a pleno rendimiento, poniendo en marcha las acciones necesarias para superar esta situación, que estamos seguros que nos unirá más como empresa y equipo humano».

Posibles opciones

Aunque nada se ha indicado desde la compañía, una de las posibles alternativas sería que recurriera a empresas externas para cocer y pelar el pescado, que después podía ser envasado en sus instalaciones. De hecho, distintas fuentes explicaron que este tipo de trabajos ya son algo frecuente en el sector.

Nada se sabe tampoco de las causas que originaron el incendio, en el que ayer por la mañana continuaban trabajando los equipos de emergencias para evitar reproducciones y refrescar las zonas afectadas.

En este sentido, la dirección de Jealsa expresó su agradecimiento a todas las autoridades por el apoyo prestado «poniendo a disposición los efectivos necesarios para que el incendio producido ayer en una parte de nuestras instalaciones de O Bodión haya sido sofocado de forma ágil y eficaz, habiendo sido la seguridad de las personas nuestra prioridad en todo momento».

Las muestras de gratitud se hicieron extensivas a todos los servicios de emergencias, empresas proveedoras, trabajadores, a sus representantes, vecinos, clientes y a quienes hicieron llegar sus muestras de apoyo.

El fuego se originó en una zona nueva objeto de una gran inversión

El fuego se originó en una sección nueva de la zona de almacenaje de túnidos congelados en la que la compañía había realizado una fuerte inversión, tanto en maquinaria como en equipamiento. Disponía además de una amplia capacidad, sobre unas cinco mil toneladas, para abastecer de materia prima a las instalaciones productivas de la factoría de O Bodión.

Se trata de un recinto estructurado en distintas secciones y cuya puesta en marcha forma parte de la política de inversión e innovación que caracteriza desde su constitución a la empresa Jealsa.

El análisis del lugar, una vez apagadas las llamas, permitirá determinar cuáles fueron las causas que provocaron que se originase el incendio.

Otro frigorífico

Se da la circunstancia de que a principios de este año la empresa Jealsa, en su constante objetivo de optimizar su capacidad productiva, puso en marcha, en el polígono industrial de Espiñeira, una planta frigorífica en la que invirtió siete millones de euros.

El recinto, que dispone de cuatro cámaras preparadas para albergar 13.000 toneladas de pescado, está conectado al resto de la compañía. Esta instalación también le permite garantizar el suministro de materia prima.

Una planta de la que salen una media de cinco millones de latas de atún al día 

El buque insignia de la empresa familiar Jealsa nació precisamente en la zona de O Bodión en el año 1958. Fue el lugar -que el sábado se vio afectado por el grave incendio- donde comenzó la andadura de lo que actualmente es una conservera líder en la fabricación de conservas de pescado y marisco. Muchas de las personas que ayer se acercaron al lugar, varias de ellas ya jubiladas tras ejercer su actividad laboral en la fábrica, recordaban la nave inicial y como poco a poco las instalaciones fueron creciendo hasta el gran complejo que es en la actualidad.

Los servicios de emergencias trabajan en el interior enfriando la zona
Los servicios de emergencias trabajan en el interior enfriando la zona

El avance del informe Ardán 2021, con datos auditados del 2019, sitúa a Jealsa entre las 25 primeras empresas de Galicia, tanto en volumen de facturación como en número de empleos fijos. La incorporación de personal en la factoría es constante y tanto en Boiro como en otros municipios de la comarca hay familias enteras que trabajan en las distintas secciones de la empresa.

El grupo Jealsa, en su avance de resultados correspondiente al 2020 cifraba su facturación en 701 millones de euros, con un aumento del 11 % con respecto al ejercicio del 2019. También incrementó la creación de empleo llegando a ocupar a 5.300 operarios.

Entre quienes acudieron al lugar, todavía humeante, se escuchaban comentarios sobre la entrada de trabajadores la semana anterior y los que acababan de ser contratados. A estos empleos directos hay que sumar los de carácter indirecto. En plena crisis sanitaria, la actividad de la factoría ha permitido mitigar en el área de Barbanza los efectos de la pandemia.

Procesado de atún

De la planta de O Bodión salen una media diaria de entre cuatro y cinco millones de latas de atún. Desde la década de los 90, la factoría estaba destinada en exclusiva al procesado de túnidos en sus diferentes formatos.

Hasta ese momento se procesaban también bivalvos y otros productos del mar, que fueron derivados a otra de las fábricas del grupo. Se trata de la planta de Escurís, emplazada en el municipio de A Pobra.

Asimismo, en O Bodión se encuentra la fábrica Pet Select, en la que la compañía elabora comida húmeda para mascotas, así como las instalaciones en las que se valorizan productos derivados de las materias primas que procesa con el fin de que puedan ser destinados a usos en otros ámbitos industriales.

Pilar Alonso y Rosario Silva: «Esta é a nosa casa, saímos da escola e aquí medramos»

A. Gerpe

Conmocionadas por el incendio declarado en la fábrica de Jealsa en Boiro, Pilar Alonso y Rosario Silva afirmaban bajo la lluvia, mientras contemplaban el escenario todavía humeante de las zonas de la factoría afectadas por el fuego, que la comida se les atragantó el sábado cuando supieron lo que estaba ocurriendo. Tampoco habían podido conciliar el sueño.

Ambas afirmaban encontrarse en estado de shock y cuando se escucha su relato se comprende que la fábrica conservera de O Bodión es mucho más que un empleo: «Esta é a nosa casa, saímos da escola e aquí medramos». Rosario Silva lleva 45 años trabajando en el área de producción y Pilar Alonso, 43. Ambas tenían unos 15 años cuando empezaron y han visto como aquella pequeña fábrica de los comienzos se convertía en un gran complejo.

Seguir leyendo