Declarado «opaco» el cálculo de las aportaciones al fondo de rescate bancario europeo

c. p. REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

Kiko Huesca

La Justicia europea exige una modificación legal para hacer las cuentas más transparentes

23 sep 2020 . Actualizado a las 20:40 h.

Todo lo que rodea a la Junta Única de Resolución (JUR) suele estar envuelto en un halo de opacidad. Lo estuvo la negociación de sus estatutos, lo estuvo la operación de liquidación que acabó con el Banco Popular y ahora también sus cálculos para fijar las aportaciones que tienen que hacer (aproximadamente) 3.500 entidades financieras al fondo de rescate bancario europeo.

Según declaró hoy el Tribunal General de la UE, el modus operandi de la JUR es «íntegramente opaco» y no aporta la suficiente motivación para justificar las cuantías, por lo que procede a anular la decisión del organismo capitaneado por Elke König sobre las aportaciones de las entidades denunciantes (Landesbank Baden-Württemberg, Hypo Vorarlberg Bank y Portigon), que tuvieron conocimiento del importe de sus contribuciones a través de los acuerdos recaudatorios que les remitieron las autoridades nacionales de resolución competentes.

Según los magistrados que han estudiado el caso, la información que aportó la JUR a los bancos afectados no es suficiente para poder comprobar si el importe que se les exige está justificado y se ha calculado de forma correcta. Para poder valorarlo necesitarían contar con la cifra de aportaciones del resto de entidades europeas, un dato que la JUR se niega a revelar.

Consecuencias

El tribunal concluye por tanto que el reglamento es parcialmente ilegal al incumplir la obligación de motivar su causa en lo que respecta al cálculo de la aportación ex ante vinculada al perfil de riesgo de cada banco.

¿Qué pasará con las decisiones que adopte la JUR en torno a las aportaciones? El Tribunal General ha concedido un plazo de seis meses desde la publicación de la sentencia en firme para modificar el reglamento jurídico. Mientras tanto, y para evitar que la JUR siga operando en los márgenes de la legalidad, la Justicia europea mantendrá vigentes los efectos de su decisión.

El auditor de la UE detecta deficiencias en el órgano que liquidó el Popular

Europa Press

 La Junta Única de Resolución (JUR), creada hace tres años y que actualmente tiene responsabilidades sobre 140 entidades, cuenta con una serie de deficiencias en su funcionamiento, comprometido por la «grave falta de personal» de la institución comunitaria que se encargó en junio de la liquidación de Banco Popular, según señala un informe elaborado por el Tribunal de Cuentas Europeo.

De hecho, los auditores de la UE subrayan que el establecimiento de la JUR con la finalidad de garantizar la resolución de los bancos en la UE, «es todavía en muchos aspectos un proceso en marcha», añadiendo que se detectaron deficiencias en la calidad de las normas y directrices generales de la JUR, la planificación de la resolución de entidades individuales y al evaluar si cuenta con personal adecuado.

Seguir leyendo