Parter revende las fábricas de Alcoa

ECONOMÍA

Ángel Manso

Un fondo con sede en Ucrania se hace con el 75 % de las plantas de A Coruña y Avilés, traspasadas hace menos de un año

16 abr 2020 . Actualizado a las 13:23 h.

El martes por la tarde, el responsable de operaciones de Alu Ibérica, Günter Goldhammer, le comunicó por correo electrónico al comité de empresa de la fábrica de A Coruña que el dueño de la antigua planta de Alcoa, el fondo de inversión Parter Capital, contaba con un nuevo socio inversor estratégico: el grupo Industrial Riesgo. Lo que no les dijo es que esa compañía adquirió hace un mes el 75 % del capital, a través de su vehículo de inversión System Capital Management SL (SCM), y que, por tanto, se hacía con la mayoría de la propiedad. Alu Ibérica lo confirmó este miércoles así: Industrial Riesgo se hará cargo de la gestión de ambas plantas a partir de este mes de abril «con el objetivo de impulsar la actividad de estas instalaciones industriales» y «ante la difícil situación que atraviesa la industria del aluminio en España, agravada extraordinariamente a nivel global como consecuencia de la crisis sanitaria del COVID-19».

Esta reventa se produce menos de un año después de que Parter le comprase a Alcoa las plantas de A Coruña (con 328 empleados) y Avilés (con 286) con el compromiso de aplicar un plan industrial y de mantener todo el empleo al menos durante dos años, condiciones ambas pactadas entre los trabajadores y la multinacional del aluminio para facilitar el traspaso de activos.

Los comités de empresa están desconcertados. José Manuel de la Uz, presidente del comité asturiano, subrayó que esta operación demuestra que Parter no tenía ningún proyecto industrial para las fábricas, y también que la promesa de Alcoa de buscar un inversor que garantizase el futuro industrial de las instalaciones tampoco era así. De la Uz avanzó que Industrial Riesgo ya se interesó por las fábricas hace un año, aunque quedó descartado. Así fue. El grupo fue uno de los candidatos que llegó a la fase final de la especie de concurso internacional que abrió Alcoa para sacarse de encima las fábricas (que primero quiso cerrar), proceso supervisado por el Ministerio de Industria y los Gobiernos autónomos. Industrial Riesgo ponía una condición inaceptable para los trabajadores: trasladar a algunos de ellos a Holanda entre un año y 20 meses.

Alcoa vendió las plantas a cambio de cero euros. El importe de la operación actual no ha trascendido.

Sede en Ucrania

La dirección del grupo Industrial Riesgo figura en Madrid, pero este, a su vez, depende de otro fondo, System Capital Management Limited, con sede en Ucrania. «Contamos con el respaldo de un fondo europeo», destacan los nuevos dueños de Alu Ibérica en una circular interna a la que ha tenido acceso La Voz de Galicia.

Aunque la pandemia del coronavirus es la excusa de la operación, lo cierto es que el traspaso comenzó a gestarse el verano pasado. «Llevan en negociaciones desde septiembre del 2019. Alcoa y el Gobierno eran conocedores de ellas, pero no las hacían públicas por un acuerdo de confidencialidad que ha terminado ahora», subrayan desde la carta remitida por el comité de empresa de Avilés a los trabajadores. Según esta, «Luis Losada ha sido nombrado como único administrador». «Nosotros nos hemos enterado gracias al comité asturiano», denuncian empleados de la planta de A Grela, en A Coruña.

Si las negociaciones comenzaron en septiembre, como indican, quiere decir que la venta de las tres cuartas partes del accionariado comenzó a gestarse tan solo un mes después de que el fondo suizo adquiriese las fábricas, el 31 de julio del año pasado.

«Desde que Parter compró la factoría a Alcoa, los directivos del fondo suizo no han venido por aquí ni un día. No han pisado las instalaciones ni han invertido nada en ellas. Nunca tuvieron intención de hacer nada», censuran trabajadores coruñeses. Prefieren guardar el anonimato. Para ellos, el desembarco de Parter no fue más que una «cortina de humo» para calmar las aguas.

El plan del nuevo fondo

El fondo de inversión helvético se desentiende así de la mayor parte de ambas fábricas, también de su manejo. «A partir de este mes de abril, grupo Industrial Riesgo asumirá la gestión de ambas plantas para dar una nueva impronta a las empresas con un plan de desarrollo a largo plazo», apunta el documento interno de la compañía. «Los primeros pasos se centrarán en las inversiones necesarias para garantizar los máximos puestos de trabajoen las comunidades de Galicia y Asturias y la reindustrialización necesaria», continúan.