El año en que se abarató la luz

La gran sorpresa del 2019 es el descenso del precio de la electricidad en un 10 % gracias al gas natural y las renovables; en cambio, es más caro repostar y hablar por teléfono


redacción / la voz

Aunque todo el mundo (los bancos, básicamente) se empeñe en que ahorremos para la jubilación porque la hucha pública se está vaciando, es casi una misión imposible para la mayor parte de las familias. El alquiler o la hipoteca se comen buena parte de los ingresos mensuales, y los demás se esfuman simplemente en vivir. Los precios de los servicios básicos no dan tregua y este 2019 que se despide no ha sido una excepción. Los carburantes, los contratos de telefonía... Aunque hay una salvedad importante, y casi sorprendente: la electricidad, que -¡oh milagro!- se ha abaratado. Esto es lo que ha pasado -y lo que les puede deparar el futuro- con las principales facturas del hogar.

electricidad

El gas natural y las renovables enfrían los precios. Año atípico en el mercado mayorista de electricidad, que determina alrededor de un tercio de la factura doméstica de la luz. Porque el carbón casi ha desaparecido por los elevados precios de la tonelada de CO2 -que las térmicas deben comprar a cambio de producir y contaminar-, y ha sido sustituido por las centrales de gas natural. El precio de este combustible, a diferencia de lo que era habitual, ha caído un 50 % y, por tanto, las plantas son competitivas. Entre esto y la fuerte aportación renovable de los últimos meses, premio para la consumidor. El cómputo se ha realizado a partir de la calculadora que pone a disposición de los usuarios Red Eléctrica de España (REE) para estimar el coste del término de energía de la factura (la parte variable de la misma, que incluye el precio de mercado más el peaje correspondiente, y que aproximadamente supone la mitad del importe final). Y el resultado del cálculo es que este año la luz es un 10 % más barata que el anterior para un consumo anual de 3.000 kilovatios hora: el término de energía ha pasado de costar 373 euros en el 2018 a 335 (sin impuestos). El resto de conceptos del recibo eléctrico no varía desde hace unos años, y, de momento, así van a continuar a partir del 1 de enero. Pero, ojo, esos cálculos valen solo para los consumidores que tenga un contrato vinculado al precio del mercado mayorista de electricidad. Si disponen de una tarifa fija en el mercado libre ya saben cuánto pagan, pues es lo que han pactado con la comercializadora hasta que toque revisar condiciones. Se libran de los vaivenes constantes de precios, pero no se benefician de los momentos en que el mercado se abarata.

carburantes

Repostar, más caro que hace un año. Los carburantes de automoción se han puesto imposibles este año, aunque tampoco han alcanzado precios históricos, como los registrados en el otoño del 2012 tras la subida del IVA, del 18 al 21 %. Pero repostar gasolina se ha encarecido en Galicia un 9 % en comparación con el 2018 y en el caso del gasoil, un 7 %. Así, según datos recabados en el portal de hidrocarburos del Ministerio para la Transición Ecológica, el litro del primer combustible ha pasado de costar 1,21 euros en enero del 2019 a cotizarse a 1,32 de media en diciembre. Por su parte, el segundo se sirve ahora a 1,25, frente a los 1,17 con que comenzó el año. El barril de petróleo brent, el de referencia en Europa, se ha encarecido en los últimos doce meses un 20 %.

telefonía

De subida en subida, operadora tras operadora. De momento, ninguna de las grandes operadoras de telecomunicaciones ha comunicado subidas de precios con la llegada del año nuevo. Claro que ya han hecho de las suyas en este 2019 (como en ejercicios precedentes). Así, según la información proporcionada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), la principal compañía del sector, Movistar, incrementó tarifas hasta en tres ocasiones a lo largo del año que acaba. Las más afectadas, las Fusión más completas, con diez euros más al mes. La compañía también tocó el establecimiento de llamada de las líneas móviles vinculadas a los productos Fusión 0: los clientes pagan un 33 % más que un año antes por cada llamada fuera del bono, según la OCU. Vodafone se sumó a la estrategia de subidas en sus paquetes descatalogados y anunció un incremento de entre 2 y 5 euros en sus tarifas más antiguas de móvil y convergentes a partir del 1 de diciembre, a cambio, eso sí, de más datos. Orange también actualizó las antiguas tarifas Love Esencial y Love Sin Límites de Orange en verano. El grupo Euskatel (que integra la marca que lleva su nombre, más R y Telecable) revisó precios en agosto al equiparar ofertas de las tres compañías. El precio del SMS se incrementó hasta los 30 céntimos (eran 25 en Euskaltel y 24 en R). Además, fuera de las tarifas planas, el coste del establecimiento de llamadas desde fijo y móvil pasó de 30 a 40 céntimos y el precio por minuto, de 25 a 40.

 El IBI se incrementará en 22 concellos

La cantidad que pagan anualmente los propietarios de bienes inmuebles urbanos o rústicos subirá el próximo año en 22 concellos gallegos, entre los que se encuentran tres que son cabecera de grandes ciudades: A Coruña, Vigo y Lugo. Ello es consecuencia de la revisión del Catastro aprobada este pasado viernes en el Consejo de Ministros, y que actualiza los valores de aquellos ayuntamientos cuya última ponencia se encuadraba entre los ejercicios 1989 y 2003. En esta horquilla están los municipios de A Coruña, Dumbría y Oleiros, en la provincia coruñesa; los de Lugo, Cervo, Guntín y Pol, en la lucense; los de A Gudiña, A Veiga, A Rúa, Celanova y O Barco de Valdeorras, en la de Ourense; y los de A Guarda, Baiona, Marín, O Porriño, Poio, Salceda de Caselas, Silleda, Soutomaior, Vigo y Vilanova de Arousa, en la de Pontevedra.

A los 22 municipios gallegos afectados por la revisión, y que aparecen en la lista del BOE hecha pública ayer, se les aplicará un coeficiente de actualización del 1,03. Esto significa que un inmueble que en la última actualización estuviese valorado en 100.000 euros pasaría ahora a valorarse en 103.000. La revisión del valor no afecta al tipo impostivo, que fija el ayuntamiento, pero sí a la base imponible que sirve para calcular el IBI. El valor lo determina el Catastro conforme a unas reglas y criterios técnicos (antigüedad de la construcción, estado de conservación, ubicación) y debe revisarse cada cierto tiempo a petición de los ayuntamientos para equilibrarlo con el precio de la vivienda. El IBI, la gran fuente de financiación local, subió durante los años de la crisis para compensar la caída de ingresos municipales.

Los peajes de la AP-9 han subido el doble que el pan y más que el tabaco

carlos punzón

Desde el primer año de uso único del euro, el 2003, la tarifa entre A Coruña y Vigo se disparó un 63 %

¿Son acordes las subidas de los peajes de la AP-9 con la evolución de los precios de otros productos? ¿Hay en la cesta de la compra básica algún bien que se haya encarecido tanto como las tarifas de la principal autopista gallega?

La mera estadística evidencia que las subidas encadenadas de las que se beneficiará la concesionaria de la principal arteria de comunicación de Galicia no tienen parangón ni respecto al resto de concesiones de autopistas de España, ni tampoco entre los productos cuya evolución refleja la marcha de la economía.

Con el nuevo tren de subidas que se aplicará en los peajes de la AP-9 cuando arranque el nuevo año, las tarifas de Audasa se habrán encarecido un 63,6 % desde el 2003, el primer año completo de uso del euro. Así ha sido en el trayecto entre las dos principales ciudades de la comunidad, que costaba entonces 10,30 euros y que desde el 1 de enero supondrá tener que pagar 16,85, de golpe 45 céntimos más que hoy, siempre que se trate de un vehículo ligero, porque si conduce un camión, se tendrán que pagar 36,35 euros, con 1,05 de subida.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

El año en que se abarató la luz