Los peajes de la AP-9 han subido el doble que el pan y más que el tabaco

Desde el primer año de uso único del euro, el 2003, la tarifa entre A Coruña y Vigo se disparó un 63 %


vigo / la voz

¿Son acordes las subidas de los peajes de la AP-9 con la evolución de los precios de otros productos? ¿Hay en la cesta de la compra básica algún bien que se haya encarecido tanto como las tarifas de la principal autopista gallega?

La mera estadística evidencia que las subidas encadenadas de las que se beneficiará la concesionaria de la principal arteria de comunicación de Galicia no tienen parangón ni respecto al resto de concesiones de autopistas de España, ni tampoco entre los productos cuya evolución refleja la marcha de la economía.

Con el nuevo tren de subidas que se aplicará en los peajes de la AP-9 cuando arranque el nuevo año, las tarifas de Audasa se habrán encarecido un 63,6 % desde el 2003, el primer año completo de uso del euro. Así ha sido en el trayecto entre las dos principales ciudades de la comunidad, que costaba entonces 10,30 euros y que desde el 1 de enero supondrá tener que pagar 16,85, de golpe 45 céntimos más que hoy, siempre que se trate de un vehículo ligero, porque si conduce un camión, se tendrán que pagar 36,35 euros, con 1,05 de subida.

Desde enero del 2003 y hasta el pasado noviembre, un producto simbólico como es el pan ha experimentado un aumento de su precio de venta al público del 32,9 %, prácticamente la mitad de lo le ha sucedido a los peajes de la AP-9. Según los registros de precios sectorializados de los institutos estadísticos oficiales de Galicia y España (IGE e INE), similar cadencia a la del precio del pan han tenido productos y servicios como la carne de vacuno (+31,9 %); el pescado fresco y congelado (+28,2); el café (+31,9); preparados de legumbres y hortalizas (+30,5); el turismo y la hostelería (+32,8); el calzado de mujer (+29,4), y curiosamente también el transporte personal, al que se atribuye una subida del 32,75 % en los 16 años comparados.

Incluso más que el tabaco

Si hay un producto que en la mente colectiva se determina claramente que ha subido de manera sideral, ese es el tabaco. Con una intención penalizadora para incentivar su abandono y hacer más difícil su consumo, el tabaco cuesta hoy un 60,1 % más que en enero del 2003 a base de sumas de impuestos especiales. Aún así, ese género [prescindible] ha subido menos que los peajes de la AP-9, 3,4 puntos por debajo.

La fruta fresca, uno de los productos que más ha se ha encarecido en lo que va de siglo, se queda a diez puntos menos también de lo que han subido los peajes que hay que abonar para circular entre A Coruña y Vigo. Y el transporte público urbano tampoco ha tenido un comportamiento comparable, ya que se mantiene 22 puntos por debajo de la evolución de las tarifas autorizadas a Audasa por los sucesivos gobiernos del PSOE y PP. Los precios del textil han crecido cinco veces menos que la tabla de Audasa entre Vigo y A Coruña; la leche lo ha hecho en 40 puntos porcentuales menos, y el agua y el aceite en otros 35 también. Medicamentos, azúcar y comunicaciones se han abarato incluso desde el 2003.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los peajes de la AP-9 han subido el doble que el pan y más que el tabaco