Dos años seguidos de pérdidas de Alcoa en San Cibrao

La fábrica de aluminio cerrará este ejercicio con 60 millones en rojo, que se suman a los 48 millones del 2018


viveiro / la voz

Alcoa perderá este año 60 millones de euros en la planta de San Cibrao, la única que produce aluminio primario ya en España.

El pasado ejercicio, las pérdidas en esta misma fábrica fueron de 48 millones. Este año, por tanto, sumarán 12 millones más en números rojos, de ahí la preocupación fundamentalmente de los más de mil trabajadores de este complejo industrial.

«No quiero alarmar, pero necesitamos medidas adicionales con urgencia». Fueron las palabras del nuevo presidente de Alcoa en España, Álvaro Dorado, que trascendieron por primera vez en público en su nuevo cargo este pasado martes. Lo hizo ante la ministra de Industria en funciones, Reyes Maroto, y el presidente de la Xunta, Núñez Feijoo, en la visita de ambos al complejo industrial de San Cibrao.

Sus palabras generaron aún más inquietud si cabe. Quizá más preocupante que las palabras sean los datos económicos. Que la planta de alúmina con superávit no llegue en algún momento a compensar las pérdidas del aluminio y el mercado no se recupere. Alcoa San Cibrao está en ese equilibrio.

Fin de año clave

A final de año se supone que Alcoa recibirá compensaciones por el CO2, también en la subasta por los servicios de interrumpibilidad y lo que contemple a mayores el estatuto para las empresas electrointensivas, que solo podrá ser aprobado por un Gobierno que no esté en funciones. ¿Incluirá alguna medida para rebajar el coste de la energía? Esa es la clave, y es lo que viene demandando Alcoa para ser competitiva en el mercado.

La de San Cibrao es la única fábrica que le queda a la multinacional en España. Hace unos meses vendió las de A Coruña y Avilés a un fondo suizo, tras amenazar primero con cerrarlas tras registrar pérdidas con ellas durante varios años consecutivos. La empresa alegó que el problema no era solo de coste eléctrico, también del mercado mundial del aluminio.

O luz barata o cierre de industrias

f. fernández

El sector electrointensivo clama por unos precios eléctricos iguales a los europeos para poder competir en ese mercado, donde los incentivos están a la orden del día

¿Quién no querría pagar menos por la factura eléctrica? Todos levantarán la mano, claro. Los que más, los dueños de las industrias electrointensivas, aquellas cuyos procesos productivos se ejecutan con la electricidad como materia prima principal. Es, por ejemplo, el caso de las fábricas de aluminio primario, metal que se sintetiza gracias al proceso de electrolisis; y de las de silicio, en las que la energía se usa para fundir la piedra de cuarzo. En ambas, el gasto en luz se come el 40 % de los costes totales de producción. Por eso es tan importante para estas plantas que la electricidad esté lo más barata posible, o al menos al mismo nivel que en los países con los que compiten.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos años seguidos de pérdidas de Alcoa en San Cibrao