¿Qué sistemas hay para fichar?

Desde un simple y arcaico papel hasta la huella dactilar. Estas son las soluciones que se pueden encontrar en el mercado


redacción / La Voz

No hay escapatoria. A partir de mañana todas las empresas tendrán que llevar un exhaustivo registro de la jornada laboral de sus empleados. Los grandes, pero también los pequeños.

«Cuando surgió la nueva normativa nos dimos cuenta de que los que más problemas iban a encontrarse eran los más pequeños. Porque la mayoría de las grandes compañías llevan ya tiempo haciéndolo. Las que más dudas tienen son las pymes, que están en pánico total», explica Sonia Casimiro, del departamento de márketing de Robotics, una empresa dedicada a aportar soluciones para controlar el horario de la plantilla.

Existen posibilidades para toda clase de empresas. Algunas de lo más arcaico y otras elaboradas con sistemas que parecen sacados de una película de ciencia ficción. Los expertos aseguran que cada una debe plantearse qué es lo que necesita y buscar la opción que mejor se adapte a ello.

En papel

La más arcaica. Este sistema manual es el menos costoso y el más sencillo para empezar a utilizar si a la empresa se le ha echado el tiempo encima. Pero también el más engorroso. Al arrancar la jornada, el empleado refleja en una hoja de papel su hora de entrada junto con su firma. Un proceso que debe de repetir a la salida.

Sistemas electrónicos

Desde una simple tarjeta hasta sistemas biométricos. Son los más habituales entre las grandes compañías y existen en el mercado infinitas posibilidades. Entre las más populares destacan las tarjetas con banda magnética, que permiten al trabajador fichar al acercarse a un dispositivo electrónico. Pero hay algunas tecnologías mucho más avanzadas. Cada vez es más habitual la instalación de sistemas de control basados en los rasgos físicos, que escanean la huella dactilar, la mano o incluso los ojos de la cara.

Estas fórmulas no valen para todos. Aquellas empresas con una plantilla que desarrolla su trabajo fuera de una oficina -y que por tanto no puede fichar en un lugar fijo- deben buscar otras opciones.

Ordenadores y «apps»

La comodidad del móvil. Es la mejor para las pymes que quieren apostar por la comodidad de contar con un software. Estos sistemas permiten a cada empleado dejar constancia de su hora de entrada y salida desde el móvil o desde el ordenador con un simple código numérico o una contraseña. Es perfecto para las empresas con teletrabajo o empleados que no permanezcan siempre en una oficina.

geolocalización

Para los trabajadores con movilidad. También a través de una aplicación -algo más compleja- se puede gestionar la jornada de empresas con flotas de vehículos. El programa monitoriza en qué lugar exacto se encuentra el empleado desde que inicia su jornada hasta que la termina.

El registro obligatorio de las horas de trabajo es moneda común en la UE

Cristina Porteiro

Del rígido sistema irlandés a la flexibilidad germana, la lucha contra las horas extra ocultas es una prioridad

Las jornadas laborales de los españoles deberán quedar escrupulosamente registradas al final del día a partir de mañana. ¿Con qué objetivo? Que no se pierda por el camino ni una sola hora no pagada y no cotizada. Muchas han sido las empresas han puesto el grito en el cielo por los costes técnicos, la incertidumbre, las sanciones y posibles indemnizaciones millonarias que tendrán que pagar. ¿Es una situación inédita? No. Los vecinos europeos nos llevan años de ventaja.

Irlanda

Las autoridades de la isla son más laxas en asuntos tributarios que laborales. Según el Acta de Organización del Trabajo (1997), los empleadores tienen la obligación de mantener actualizados los registros de las horas trabajadas por cada uno de sus empleados. Por días y semanas y detallando la retribución. Unos datos que permanecen guardados tres años. La legislación no especifica qué método deben aplicar las empresas para cumplir con la normativa, el control puede ser electrónico o manual. Eso sí, el seguimiento deberá ser muy exhaustivo porque los inspectores de trabajo tienen pleno acceso a los listados. Los empleadores se enfrentan a multas de hasta 1.900 euros si incumplen las reglas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

¿Qué sistemas hay para fichar?