Funcionarios y pensionistas gallegos arrancan el 2017 con una pérdida de poder adquisitivo

Las pensiones reciben una subida mínima del 0,25 %, seis veces menor al IPC previsto

Evolución del poder adquisitivo de los pensionistas Evolución del poder adquisitivo de los pensionistas

redacción / La Voz

La cuesta de enero será más empinada en este 2017. Y para algunos, durará hasta las próximas uvas. Es el caso de los casi 670.000 gallegos que viven de un sueldo público y que verán cómo sus nóminas solo subirán un 0,25 % desde este mes, apenas 1,9 euros para la prestación media en la comunidad, que en noviembre ascendía a 767,4 euros. En el caso de los jubilados, la alegría será algo mayor, de 2,2 euros en promedio, aunque 30 céntimos tampoco dan para muchas fiestas...

Pese a las presiones de los sindicatos y de parte de la oposición, que reclamaron una subida de al menos un 1,2 % para este ejercicio, el Gobierno fue firme en su decisión de aplicar, por cuarto año consecutivo, la subida mínima que recoge la ley para casos como el actual, con un déficit galopante en la Seguridad Social, donde los ingresos no cubren el creciente gasto en pensiones.

Para los afectados, la medida implicará, por segundo año consecutivo, una pérdida real de poder adquisitivo. Porque a diferencia de lo que ocurrió en el 2014 y el 2015, los dos primeros años en los que se aplicó esa revalorización del 0,25 % -después de la reforma que desvinculó la subida de las pensiones de la inflación-, los precios ya no están en tasas negativas. El efecto que entonces consiguió el desplome del crudo, que se trasladó no solo a las estaciones de servicio, sino a toda una economía dependiente del petróleo, permitiendo que los pensionistas ganaran poder adquisitivo (más de 1.650 millones entre los dos años, según los cálculos del Gobierno) pese a la magra subida de sus nóminas, ya ha quedado atrás.

La subida en los precios del combustible en los últimos meses del año pasado ya disparó la inflación tras el verano (el IPC, que en agosto aún estaba en terreno negativo, cerró el 2016 en un 1,5 %, seis veces por encima de lo que habían crecido las pensiones en enero) y provocó la primera caída en el poder de compra de jubilados o viudas desde el 2012.

Pero este año la diferencia será muy superior. Los propios cálculos del Gobierno apuntan a una subida de precios de entre el 1,4 y el 1,5 %, una cifra que podría incluso elevarse en función de la evolución del crudo durante los próximos meses. Además, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, cuando la tasa de inflación solo superó durante tres meses la revalorización de las pensiones, en este 2017 la pérdida de poder adquisitivo se notará desde enero. Pero, con el fondo de reserva de la Seguridad Social tiritando, y con un plan ya para emitir deuda pública si es necesario para poder abonar las pagas extraordinarias de los pensionistas, el Ejecutivo no parece dispuesto a abrir la mano con las subidas.

Los funcionarios, a la espera

Al menos con los mayores, porque los funcionarios podrían correr mejor suerte. Todo dependerá de las negociaciones de los Presupuestos Generales del Estado para este año, que aún no se han llevado a las Cortes. Precisamente, la necesidad de lograr pactos para sacar adelante las cuentas podría favorecer a los empleados públicos, que el año pasado recibieron una subida del 1 %, la misma cifra que barajaron para este 2017 algunos altos cargos del PP. Aunque de momento no hay nada negro sobre blanco, los sindicatos presentes en la mesa de negociación creen que ese es el mínimo que deberá aplicar el Gobierno si quiere sacar adelante el proyecto presupuestario, y no descartan alzas aún mayores.

En todo caso, la decisión final aún puede demorarse unos meses (los mismos que tardará el Presupuesto en completar el trámite parlamentario), aunque la subida que se apruebe para los funcionarios se aplicará con efecto retroactivo desde enero.

La cifra que se acuerde en Madrid será también, si no hay sorpresas, la revalorización que se aplicará al sueldo de los funcionarios gallegos. Los 100.000 empleados dependientes de la Xunta tienen asegurada la recuperación del complemento de la extra perdido en el 2013, lo que supondrá un incremento de entre el 2 y el 8 %. El resto del salario permanecerá congelado, a la espera de noticias desde el Gobierno central: si este decide subir un 1 % el sueldo de los funcionarios estatales, la Xunta tendrá que habilitar una partida adicional de 36 millones sus cuentas para replicar la medida en su plantilla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Funcionarios y pensionistas gallegos arrancan el 2017 con una pérdida de poder adquisitivo