España, en el precipicio

España ha vivido hoy uno de sus días más negros. La petición de rescate de Valencia y la confirmación de que la recesión se prolongará durante el 2013 ha llevado la prima de riesgo a máximos históricos y ha hundido la Bolsa.


España ha vivido muchos días negros en las últimas semanas, en medio del acoso de unos mercados recelosos de las consecuencias de una crisis en la que el país no consigue avanzar. Pero ninguna de esas jornadas fue tan oscura como la de hoy. La prima de riesgo superó por primera vez los 600 puntos básicos, cerrando en 610 y con la rentabilidad del bono español a diez años en el 7,26 %, zona considerada ya de rescate. Son cifras nunca antes alcanzadas desde la introducción del euro. La Bolsa, hundida desde hace tiempo, se desplomó estrepitosamente: el Ibex-35 cerró el día con unas pérdidas del 5,82 %, la mayor caída desde mayo del 2010.

De nada ha servido a los mercados el nuevo plan de ajuste del gobierno de Mariano Rajoy, el más profundo en la historia de la democracia española y el cual llevó a decenas de miles de ciudadanos a salir el jueves a la calle para rechazar un hachazo de 65.000 millones de euros que, en la lucha contra el déficit público impuesta desde Bruselas, se suma a miles de millones recortados ya desde que el líder conservador llegó a La Moncloa en diciembre.

Tampoco calmó a los mercados el acuerdo final del Eurogrupo, alcanzado hoy por videoconferencia, para conceder a España hasta 100.000 millones de euros (121.000 millones de dólares) para el rescate de sus bancos en problemas.

La desconfianza de los inversores en el país se acrecienta y la crisis de deuda se acentúa. Esta semana quedó patente, en las dos subastas de deuda pública que hubo, que España paga ya más por su deuda a corto plazo que por la deuda a largo plazo. La situación es insostenible en el tiempo, según los expertos. Y gana fuerza el temor de que el país vaya a tener que recurrir también a sus socios europeos para un rescate total de su economía.

«Estamos viviendo la situación que estamos viviendo y a veces es incomprensible por la gran incertidumbre que existe sobre la zona euro y todos tenemos que trabajar para conseguir que las dudas se despejen», indicó la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, apuntando de nuevo a Bruselas al ser preguntada en rueda de prensa por el drástico alza de la prima de riesgo del país.

Aunque la número dos del Ejecutivo español aseguró que «la posibilidad de salir de la crisis es real», mientras justificaba los nuevos recortes del Gobierno, declarando que la inacción de años pasados fue la que llevó al país a la situación actual, España sigue sufriendo los embates de una crisis económica en la que las previsiones inmediatas no son nada halagüeñas.

La economía seguirá cayendo en el 2013

El gobierno confirmó hoy oficialmente que el país seguirá en recesión el año que viene, con una contracción del PIB del 0,5 %, en vez del crecimiento inicialmente previsto del 0,2 %. Esa contracción se sumará, según las nuevas previsiones anunciadas por el Ejecutivo, a la de un 1,5 % este año, una cifra que no obstante mejora en dos décimas la previsión anterior. El desempleo, la consecuencia más dramática de la situación que vive España, seguirá disparado este año y el próximo: para el 2012, el Ejecutivo prevé una tasa del 24,6 % (frente al 24,3 % previsto antes). En el 2013 será del 24,3 % y en el 2014, cuando según el Ejecutivo habrá ya un crecimiento del PIB del 1,2 %, alcanzará el 23,3 %.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, desgranó hoy estos nuevos datos en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros en el que se aprobó el techo de gasto para los presupuestos generales del Estado del 2013. Ese techo de gasto, de 126.792 millones de euros, es superior en un 9,2 % al de este año, pese a la necesidad de ahorro, sobre todo porque hay que pagar la deuda y los intereses se han incrementado, explicó. Tras la última flexibilización de los objetivos de déficit público por parte de Bruselas, España tiene que reducirlo este año hasta el 6,3 % del PIB y hasta el 4,5 % en el 2013. En el 2014 tendrá que situarlo ya por debajo del 3 %.

Valencia, la primera comunidad en pedir el rescate del Estado

En medio de esa rueda de prensa llegó una noticia de las que impactan en los mercados: la Comunidad Valenciana se convirtió en la primera autonomía en solicitar al gobierno central un rescate. Valencia, asfixiada por las deudas, no tiene dinero para pagar a los proveedores, entre ellos las farmacias. Y necesita de la ayuda del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) creado recientemente por el gobierno central con 18.000 millones de euros para que las comunidades autónomas en problemas puedan hacer frente a sus pagos ante la falta de liquidez en los mercados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos

España, en el precipicio