Las cooperativas se van concentrando


De forma mucho más silenciosa -también porque su negocio y su tamaño es mucho menor- las cooperativas de crédito y cajas rurales están viviendo su particular proceso de concentración. Se está viendo con Cajamar, que se ha expandido hasta Galicia, con entidades manchegas (Globalcaja) y ahora también en el País Vasco. Caja Laboral e Ipar Kutxa anunciaron ayer el inicio de conversaciones para llegar a una fusión. Se crearía así la segunda cooperativa de crédito en España, con 25.000 millones de euros en activo y más de 450 oficinas repartidas por el norte peninsular (ninguna en Galicia). Fuera de este proceso de alianzas está la Caixa Rural Galega, con sede en Lugo. Hace dos semanas, al presentar sus resultados anuales, la entidad aseguró que «no tiene previsto participar en ningún proceso de integración, ya que su independencia le permite prestar a sus socios y clientes un servicio más próximo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Las cooperativas se van concentrando