Busquets llega antes del veredicto

M.G Reigosa

DEPORTES

Pablo Garcia

Luis Enrique medita cambios en los reglajes con la clasificación en juego ante Eslovaquia, después del frío que dejaron los duelos frente a Suecia y Polonia

23 jun 2021 . Actualizado a las 08:46 h.

«Lo hace todo, está continuamente en disposición de ayudar al equipo, es generoso, se vacía defensivamente, y es de los primeros que empieza a jugar al fútbol. Y cuando él está bien, el fútbol se hace más fluido». Así hablaba Vicente del Bosque de Busquets después de que España iniciase el Mundial de Sudáfrica con una derrota ante Suiza y una victoria gris frente a Honduras. Desde que Guardiola le diese la alternativa en el Barça, el centrocampista siempre ha sido un jugador del agrado de todos los entrenadores que ha tenido, en su club y en la selección, porque es de los que aporta equilibrio con un alto sentido táctico, con y sin balón.

Luis Enrique suele ser partidario de introducir matices en el once inicial. Esta vez parece que prepara más cambios, a tenor de los últimos ensayos, sobre todo en la línea media. Ahí caben múltiples combinaciones. En todo caso, el asturiano siempre tiene algo de indescifrable, no le disgusta sorprender y habrá que esperar a que confirme la formación titular para saber si son solo detalles o bien opta por una revolución.

Lo que sería una gran sorpresa es que no recuperase a Busquets después de dejar atrás la fase de aislamiento obligado por el covid-19. Trabaja ya al mismo ritmo que todos los compañeros, es una pieza maestra en su esquema y también una manera de inyectar veteranía y experiencia en un colectivo que no está sobrado de ninguna de esas dos cualidades. Llega a tiempo, antes del veredicto.

Luis Enrique tiene una idea muy clara de cómo pretende que juegue la selección. Pero le está costando acertar con los reglajes, porque una vez en carrera siempre pasa algo. En ataque es un equipo bastante previsible para rivales ordenados y pacientes, como va a ser el caso de Eslovaquia. En defensa, asume riesgos sin premio. No consigue recuperar el balón en situaciones ventajosas, deja muchos metros a la espalda y le están haciendo daño con muy poco. Si fuera boxeo, hubiese ganado a los puntos tanto a Suecia como a Polonia. Pero en las dos citas recibió golpes que le hicieron daño.

Eslovaquia se va a atrincherar y apostar por alguna salida al contragolpe confiando en que pueda lucir la creatividad de Hamsik y la velocidad de Duda, sus dos principales estiletes, junto con Mak. Las tablas le valen para pasar a octavos de final.

A España le puede servir el empate, siempre que Polonia no le gane a Suecia. En el Mundial 82 Italia superó la liguilla tras igualar sus tres primeros partidos, con poca gloria. Pero acabó levantando el título y nadie recuerda el sufrimiento del arranque. Luis Enrique confía en que el equipo apruebe las matemáticas ante Eslovaquia y levante el vuelo. Parecía imposible que aquella Italia pudiese apear al Brasil de Cerezo, Sócrates, Zico, Falcão... Y lo consiguió. Ahora todas las cuentas de España pasan por Eslovaquia.

Revolución en la última sesión previa al partido

En el último entrenamiento de la selección, Luis Enrique organizó un partidillo en el que probó varios cambios en el once. Gayá y Azpilicueta ocuparon los laterales, en detrimento de Jordi Alba y Marcos Llorente. Eric García relevó a Pau Torres en el eje de la zaga y Busquets y Thiago sirvieron de acompañantes de Pedri en la medular. En el ataque, mantuvo a Morata y a Gerard Moreno, acompañados esta vez por Sarabia.

Ocho jugadores todavía no han debutado

César Azpilicueta, Adama Traoré, Eric García, José Luis Gayá, Diego Llorente, Sergio Busquets y los porteros Robert Sánchez y David de Gea son los ocho jugadores convocados por Luis Enrique para esta Eurocopa que todavía no han disfrutado de minutos en los partidos jugados ante Suecia y Polonia. Salvo sorpresa mayúscula, Busquets será titular frente a Eslovaquia y podría estrenarse algún otro compañero en la competición.