La peor noche de Sergio Ramos condena a España

Gerard Moreno evitó la derrota en Suiza tras dos penaltis fallados por el sevillano, pero la selección tendrá que ganar a Alemania para aspirar a la Liga de Naciones


Colpisa

Tiene tan poco gol España que hasta el infalible Sergio Ramos yerra dos penaltis en el mismo partido, un hecho inédito. Increíble pero cierto. Mejoró la selección cuando entró Álvaro Morata al campo, ya que al menos disfrutó de una referencia en punta, pero solo le llegó para empatar ante una rocosa Suiza gracias a un postrero tanto de Gerard Moreno cuando los locales ya jugaban en inferioridad por expulsión de Elvedi.

No caben reproches a la actitud de los españoles, ni tampoco a la respuesta de Luis Enrique para realizar los cambios, pero la falta de contundencia en las dos áreas hace que La Roja se la juegue el martes ante Alemania en La Cartuja de Sevilla. Solo le vale ganar para acabar líder de grupo y jugar la final a cuatro de la Liga de Naciones.

No vacilaba Luis Enrique cuando advirtió en la víspera que Suiza, pese a no ganar ninguno de los seis partidos disputados en el 2020, es una de las selecciones mejor trabajadas y más completas de Europa. No destaca por sus individualidades pero es fuerte físicamente, presiona con orden y sabe lo que se hace, con muchos de sus futbolistas de origen extranjero y forjados en la Bundesliga. Si en octubre le costó a España vencer a los helvéticos en Valdebebas, en Basilea el duelo se le complicó todavía más porque se vio por detrás en el marcador antes de la media hora.

Con un equipo diferente al que actuó de inicio ante Países Bajos a excepción de Unai Simón, que relegó por vez primera en un duelo de competición oficial a David de Gea bajo los palos, el caso es que España entró bastante bien en el partido. Le gusta al técnico asturiano jugar con un falso 9, pero cuesta ver a un equipo que aspira a campeón sin un ariete clásico. Morata hizo méritos en Ámsterdam para repetir en el once, pero el gijonés mantuvo su idea original y alternó en esa demarcación de ariete mentiroso a los versátiles Dani Olmo y Miker Oyarzabal. Presionaba bien España, tocaba con destreza y los jugadores se ofrecían constantemente, sobre todo Ferran Torres muy abierto a la banda derecha, pero le costaba generar grandes ocasiones.

El combinado del bosnio Petkovic se defendía con orden, tocaba también con mucha seguridad y encontró un chollo con Embolo, extremo de origen camerunés que brilla en el M'Gladbach, frente a Reguilón. El lateral del Tottenham subía mucho y el delantero le cogía la espalda y le superaba si no en el cuerpo a cuerpo. Le faltaban ayudas de los centrocampistas al carrilero madrileño. Así llegó la jugada del gol, iniciada por Embolo y culminada por Freuler de maravilla. Metió el interior a bote pronto y la clavó cerca de la escuadra. Sale uno de esos remates de cada cien, pero fue una delicia del centrocampista del Atalanta. Ya pudo marcar antes Suiza, tras un error en la salida de balón de Fabián, pero Unai tapó fenomenal en el mano a mano con Shaqiri, el zurdo de padres albanokosovares que disfruta de sus minutos en el Liverpool pero ni por asomo responde a ese apodo del Maradona de Los Alpes.

Cantante de éxito

Trató de reaccionar España ya en el primer acto, pero probó poco a Sommer, el excéntrico portero que tiene un blog de cocina, ejerce a veces de modelo, canta, toca la guitarra y admira a Keith Richards. Palabras mayores. No daba sensación de seguridad, sobre todo cuando estuvo a punto de tragarse un centro chut de Oyarzabal, pero no se vio muy exigido hasta esos penaltis que le detuvo a Ramos tras la reanudación. Casi nada para poder presumir el día de mañana ante sus nietos, si es que los tiene. La opción más clara del primer período la tuvo Ferran justo antes del descanso. Le cayó el balón tras un córner y remató alto en posición inmejorable. Como es habitual en los últimos tiempos, no se puede decir que España jugase mal, pero sí que le faltó pegada. Mal resultado y susto de Busquets tras chocar su rodilla izquierda con la de Embolo y precisar asistencia.

Sergio Ramos, récord de internacionalidades en Europa con 177 partidos, uno más que Buffon, se erigió en triple protagonista en la segunda mitad. Primero, evitó bajo los palos el gol de Seferovic, que se entretuvo en exceso tras una lamentable salida lejos de su área de Unai, pero a continuación falló su primer penalti desde mayo del 2018. Llevaba 25 seguidos anotados con una seguridad pasmosa, pero esta vez Sommer le adivinó la intención. Lo había forzado Ramos tras cabecear al brazo de Rodríguez. Ya estaba Morata en el campo y pronto Luis Enrique recurrió a Koke en lugar del renqueante Busquets, Traoré y Canales. Se acentuó el dominio visitante pero España no hallaba la fórmula de descerrajar la máquina Suiza.

Ni con otra pena máxima, provocada por Morata y en la que Sommer sacó los colores a Ramos, protagonista de una especie de tiro a lo Panenka ridículo porque le salió raso. Dice su técnico que no le preocupa, pero va a ser verdad que a esta España le falta gol. Por mucho que lo maquillase al final Gerard Moreno, recurso de última hora.

FICHA DEL PARTIDO

Suiza: Sommer, Fernandes, Elvedi, Akanji, Ricardo Rodríguez, Xhaka, Freuler, Shaqiri (Sow, min. 72) Zuber (Steffen, min. 72) Embolo (Mehmedi, min. 90) y Seferovic (Omeragic, min. 84).

España: Unai Simón, Sergi Roberto, Ramos, Pau Torres, Reguilón, Busquets (Koke, min. 72), Mikel Merino (Gerard Moreno, min. 80), Fabián (Morata, min. 56), Ferran Torres, Dani Olmo (Canales, min. 73)y Oyarzabal (Adama Traoré, min. 73).

Goles: 1-0: min. 26, Freuler. 1-1: min. 89, Gerard Moreno.

Árbitro: William Collum (Escocia): Expulsó por doble amarilla a Elvedi (min. 79), Embolo, Freuler, Incidencias: Partido de la quinta y penúltima jornada del grupo 4 de la Liga de Naciones, disputado sin público en el St. Jakob Park de Basilea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La peor noche de Sergio Ramos condena a España