Modric rompe el duopolio

El croata es reconocido como el mejor del año por la FIFA después de una década en que Messi y Ronaldo coparon los premios


FIFA se esfuerza en que los premios The Best sean considerados los óscar del fútbol pero las ausencias de algunos nominados no favorece a ello. Uno no se imagina en la industria del cine a las estrellas más rutilantes faltando sin motivo a una gala en la que se premia el ejercicio pasado. Así sucedió en Londres donde Cristiano Ronaldo, consciente de que no iba a ganar el premio a mejor jugador, no acudió a ver cómo el que había sido su compañero Luka Modric -junto al que logró cuatro Champions en cinco años- iba a ser reconocido por su espectacular campaña, cerrada con el éxito mundialista para su pequeño país, Croacia, que rozó la gloria en la final ante Francia.

El pequeño genio de Zagreb, que ya había sido designado jugador del año por la UEFA y dedicó el premio a Boban, se coloca a sus 33 años en el trono que se han venido repartiendo Leo Messi y Cristiano Ronaldo durante más de una década. Mostrando su humildad tuvo unas palabras hacia Mohamed Salah, el otro finalista al premio, y agradeció a sus compañeros la ayuda para conseguir estos premios individuales que le están llegando a los 33 años. Dos españoles fueron galardonados: Sergio Ramos, que ya ganó el premio a mejor defensa de la UEFA hace unas semanas en Mónaco, y David de Gea, elegido el mejor guardameta en el once de la FIFA.

Este equipo se lleva eligiendo desde el 2005, gracias a la ayuda del sindicato mundial de jugadores profesionales (FIFPro) y se decide con la opinión de los jugadores de todo el mundo. Ellos, 25.000 jugadores de 65 países, son los únicos que tienen voz y voto (todos y por igual) en la elección de los mejores once. El reconocimiento de los futbolistas a sus propios colegas que FIFA hace suyo. Bajo palos el elegido fue un De Gea al que los jugadores le valoraron su gran año con el United (era el portero con mejor porcentaje de paradas y goles encajados de los cinco nominados con 0,76% por partido) y que se suma a Dida, Buffon, Casillas y Neuer en la lista; mientras que los aficionados eligieron a Courtois como mejor meta. En defensa repitió Sergio Ramos, junto a Dani Alves y dos compañeros de equipo como Marcelo y Varane, que también ganó el Mundial de Rusia con Francia como Kanté y Mbappé que junto a Modric, Hazard y los ausentes Cristiano y Messi completaron el mejor once.

Fue curioso ver en la tribuna a Zinedine Zidane, el hombre que dirigió al Madrid a su histórico triplete de orejonas consecutivas, pidiendo el premio Puskas al mejor gol para Gareth Bale, cuando en la final de Kiev decidió que fuera suplente ante el Liverpool. Precisamente la estrella de los reds, Mohamed Salah fue el elegido pese a que otros tantos parecían más espectaculares. Incluso alguno de los suyos, ya que anotó 32 en Premier y 10 en Champions aunque no le pudo quitar la Bota de Oro a Messi.

Zidane tampoco ganó el premio a mejor técnico, algo que logró en el 2017 tras ser segundo en el 2016, ya que el galardonado fue su amigo Didier Deschamps, el tercero de la historia en conquistar el Mundial como entrenador y jugador. El mismo galardón en categoría femenina fue para Reynald Pedros, excompañero de Zizou y Deschamps.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Modric rompe el duopolio