«Para mí no existe el fracaso»

El catalán dice aprender de todo y sale en Valencia tras Lorenzo, que marcó el récord de vuelta rápida


REDACCIÓN / LA VOZ

Marc Márquez (Cervera, 1993) cierra en el circuito Ricardo Tormo el año de su pentacampeonato mundial. Su carrera le sitúa en la estela de los mejores de la historia. El presente le enfrenta hoy (Telecinco, 14.00 horas) al Gran Premio de la Comunidad Valenciana, donde Jorge Lorenzo le arrebató el primer puesto de la parrilla gracias al récord histórico de vuelta rápida de MotoGP (1:29.401), por delante del propio Márquez y de Valentino Rossi. El francés Johann Zarco y el valenciano Arón Canet lograron las poles de Moto2 y Moto3, respectivamente.

-¿La ambición en un deportista profesional es obligatoria que no tenga límites? ¿A qué aspira ya con el palmarés que tiene? ¿Es un reto ser el mejor de la historia?

-No me marco un límite, pero tampoco un objetivo más allá de ir año a año. En cuanto termine el Mundial, empezaremos a pensar en todo lo que podemos hacer para luchar por volver a ganar el año que viene y nada más. A todo el mundo le gusta batir récords e intentar ser el mejor, pero no se trata de algo que me obsesione.

-¿El incidente con Rossi les acompañará a ambos para siempre? ¿Existe alguna lectura positiva de todo aquello? ¿Siente que se le escapan las riendas de su carrera a estos niveles de competición y exigencia o considera que siempre lo tiene todo bajo control?

-Para mí es algo que forma parte del pasado. Todo lo que vives te enseña cosas que te ayudan para el futuro y es con eso con lo que me quedo. A este nivel siempre hay cosas que no puedes controlar y lo mejor es centrarte en lo que sí depende de ti, y eso es lo que trato de hacer.

-Llegado al punto en el que está, ¿es un fracaso no ser campeón? ¿De qué manera puede considerar un éxito cualquier otro resultado?

-Para mí no existe el fracaso en ninguna circunstancia, ya que de todo se aprende. Sin ir más lejos, todo lo que aprendí en el 2015 me ha ayudado mucho a ganar este último Mundial. Por otro lado, una vez has sido campeón de MotoGP tu objetivo al iniciar la temporada no puede ser otro que intentar volver a ganar. Luego, pueden pasar muchas cosas a lo largo de la temporada.

-La tendencia de Dorna es a igualar las condiciones técnicas para que todo dependa más del pilotaje. ¿Cómo considera que afectará al espectáculo y cuál es su preferencia? ¿Cree que puede haber espectadores que equiparen riesgo a espectáculo?

-En general, me atrae la idea de un Mundial en que todos los pilotos tengan las mismas condiciones técnicas, aunque entiendo que esto no suceda porque existen las fábricas cuyo trabajo también es competir por ser la mejor. Los aficionados disfrutan cuando los pilotos van al límite, y esto comporta riesgo, está claro.

-¿Cuánto riesgo está dispuesto a asumir por el éxito, dado que ya asume un alto nivel de riesgo?

-Todos los pilotos asumimos riesgos en la pista, es imposible triunfar en MotoGP sin arriesgar. Además de prepararse física y mentalmente también es importante saber dónde están tus límites.

-¿Quién es el más grande?

-Es difícil escoger solo a un piloto. En las motos pasa lo mismo que en el fútbol, toda época tiene a sus estrellas y estos pilotos serán los mejores para quienes los vieron correr.

-¿Cuánto resiste voluntariamente sin montar en moto?

-No mucho? ¡Ja, ja, ja! El dirt track, el motocrós y la supermotard son parte de mi entreno, pero incluso cuando no estoy en época de preparación me subo a la moto prácticamente a diario porque al fin y al cabo es lo que me gusta y es una forma de pasármelo bien.

-¿Cuándo se dio cuenta de que podía convertirse en profesional y campeón del Mundo? ¿Generó eso una relación diferente con su entorno?

-Siempre había dedicado mucho tiempo y esfuerzo a las motos, pero el momento en que me di cuenta de la magnitud de todo fue cuando llegué al Mundial, con 15 años. La gente que me rodea siempre me ha tratado igual, no creo que eso cambiase nada.

-¿Qué papel juegan sus padres? ¿Se ve haciendo lo mismo por su futuro hijo?

-Me apoyaron desde el principio para que pudiera ir en moto, así que sin ellos no hubiera llegado a ser piloto. Además, desde esta temporada mi padre se encarga de llevar el motorhome con el camión a los circuitos europeos y está con nosotros en todos los grandes premios. Todavía no pienso en tener hijos, no sé qué haría en estas circunstancias, lo que sí que te puedo decir es que desde hace un año apoyo a un joven piloto de motocrós y lo disfruto mucho.

«Espero subir a un Fórmula 1 algún día para ver qué se siente»

Márquez evita calificar a sus grandes rivales, Lorenzo, Rossi y Pedrosa, como amigos o enemigos. «En el paddock conoces a mucha gente y, como pasa en todos los sitios, te llevas mejor con unos que con otros. En cuanto a la relación con los pilotos, somos todos compañeros y como mínimo mantenemos una relación profesional».

-¿En qué le da tiempo a pensar a 350 km/h? ¿O es un simple proceso de datos mental?

-Cuando estoy encima de la moto intento estar 100 % concentrado en el pilotaje, pero también es cierto que durante la carrera pienso en la estrategia que debo seguir y en los riesgos que debo o no debo tomar en función de cómo está la clasificación del mundial. En algún caso incluso utilizamos las pantallas que hay por el circuito para ver cómo está la clasificación de la carrera.

-¿Y en el momento de una caída, ya que existe un modo de comportarse para minimizar los daños?

-Lo primero que piensas al caerte es en no hacerte daño. Es importante saber caer para sufrir el mínimo de lesiones posibles.

-¿Siente que ha renunciado a su niñez?

-Quizá tuve que renunciar a algunas cosas que hacían los niños de mi edad porque el día siguiente tenía entreno o carrera, pero nunca lo he visto como un sacrificio, ya que lo hacía para poder centrarme en algo que realmente me apasionaba y me apasiona.

-Cuando la actividad principal de su vida genera una adrenalina extrema, ¿qué lugar ocupa el reposo en su vida y en su carrera?

-El reposo es una parte fundamental del entreno. Si no descansas bien, llega un momento en que te puedes colapsar y no llegar a dar tu 100 %.

-¿Qué le aporta el «dirt track»?

-De todas las modalidades que hago para entrenar el dirt track es la que más me ayuda luego sobre la MotoGP. Es muy útil para aprender a controlar el derrape y también para mejorar el tacto del gas.

-¿Recuerda la última vez que fue espectador en motociclismo?

-Muchas veces estoy al otro lado de la valla. Voy a ver carreras de dirt track y motocrós muy a menudo y también suelo seguir por televisión el AMA Supercrós y el FIM CEV Repsol [Mundial Júnior]. 

-¿Con qué otro deporte se atrevería o probaría profesionalmente?

-Me gusta probar todas las modalidades del mundo del motor, pero no me veo dedicándome a ninguna otra que no sea MotoGP. Espero poderme subir a un Fórmula 1 algún día para ver qué se siente.

-¿Qué eliminaría de su mundo? ¿Ve el motociclismo como una profesión? ¿Qué es lo que más le gusta o le llena?

-Simplemente me llena el hecho de poder dedicarme a las motos, que son mi pasión, pero es evidente que en nuestro caso se trata también de una profesión porque vivimos de ello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Para mí no existe el fracaso»