Múltiples aplicaciones y efectos secundarios


La dexametasona es un corticoide con múltiples aplicaciones clínicas y propiedades antiinflamatorias poderosísimas. Su uso se permite sin peligro para el dopaje en preparaciones tópicas, otorrinolaringológicas y dermatológicas, entre otros. Se permite también en inyecciones locales en zonas como articulaciones, por ejemplo. Pero no su uso sistémico intramuscular, intravenoso u oral, salvo indicación médica de urgencia y con un protocolo de solicitud de permiso explícito. Ese uso sistémico es más proclive a arrojar valores anómalos.

Sus aplicaciones son variadísimas, como reumatismos, picaduras, atenuación del dolor... Pero en primera instancia el jugador de bádminton no gozará de ventaja por el mero hecho de su uso. Sin embargo, suele utilizarse en combinación con otras sustancias, porque no está claro que el uso de corticoides suponga una ventaja clara para el deportista. En esas combinaciones puede aplicarse buscando un aumento de masa muscular o para favorecer la absorción celular del anabolizante. Pero digamos que no estaría relacionado específicamente con la práctica del bádminton.

Sin embargo, su uso se regula también clínicamente tanto en su dosis como para evitar un tiempo prolongado de exposición debido a sus efectos secundarios (alteraciones endocrinológicas, favorece la aparición de diabetes...). Cuando un médico lo prescribe no lo hace de forma gratuita sino que valora mucho sus beneficios y riesgos.

Pedro Manonelles Marqueta es el presidente de la Federación Española de Medicina Deportiva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Múltiples aplicaciones y efectos secundarios