Respirando en la cresta de la ola

Con solo 14 años, Ignacio Guisasola pasó dos mangas de un mundial de surf


pontevedra / la voz

Para vivir en la cresta de la ola, Ignacio Guisasola también debe surfear los libros. La tabla se queda en casa si no obtiene una nota media de 8 en el colegio. De momento, en la vida de este joven pontevedrés de 14 años, es perfectamente compatible el surf con los libros de texto.

«Estudiar es el pan de cada día en esta casa», precisa su padre, Manel Guisasola. «Mientras saque buenas notas, y lo hace, puede hacer surf. Además, la disciplina deportiva también le será bueno en general».

Desde que comenzó a retar a la naturaleza, su carrera deportiva ha sido meteórica. Lleva media vida en el mar y la otra media en tierra. En su cuerpo hay tanta salitre como sangre, y con 12 años, fue elegido como uno de los 12 mejores surfistas infantiles de España.

Desde esa fecha, han pasado dos años, y su entrenador, Yago Chamorro, está sorprendido de su progresión. «Mejoró muchísimo», apunta el técnico, que además dirige la Riders Surf School de la ciudad de Pontevedra. Ahora, este estudiante de Tercero de la ESO está entre los cuatro mejores surfistas españoles de su categoría.

Como muestra de esa incontestable mejoría, el mes pasado, Ignacio Guisasola superó dos mangas del Mundial de Surf celebrado en la playa bilbaína de Sopelana. «Estamos hablando de una prueba de altísimo nivel y en la que participaron más de un centenar de surfistas sub-21», apunta Yago Chamorro.

Además, en categoría sub-16, Ignacio fue primero en el campeonato promesa disputado en el arenal portugués de Ericeira. Y en los Juegos Atlánticos, en el que compitieron surfistas gallegos, portugueses, ingleses, franceses, asturianos y vascos, el lerezano ocupó el tercer cajón del podio en su categoría.

Con el paso del tiempo, el chaval creció en lo físico. Todavía es joven para someterse a un plan de musculación, por lo que su entrenamiento en el gimnasio «coincide con el de su propio peso». También sale a correr y a ejercitarse en bicicleta.

«Este año tocará entrenar y viajar bastante», advierte Chamorro. A su nivel «es necesario coger buenas olas, y lo ideal sería hacerlo esta primavera en Canarias, Bali, Maldivas o Marruecos. Lugares donde las condiciones del agua con buenas», añade.

Ahora, Yago Chamorro y su pupilo preparan el campeonato de España. En verano, el adolescente se pasa una media de seis horas en el agua. En el Nacional, Ignacio competirá en sub-14, aunque también busca puntos para clasificarse y poder luchar en la categoría sub-16.

No obstante, y antes del Nacional, ambos surfistas pondrán este domingo rumbo a Canarias para disputar el Mundial Pro-júnior que se llevará a cabo en Las Palmas. «Es un deporte que da muchas gratificaciones y se gana mucha experiencia y muchas amistades», recalca Manel Guisasola. La leyenda crece.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Respirando en la cresta de la ola