«El profesor de persa» o el peso de la culpa

El nuevo filme de Vadim Perelman representa a Alemania en los premios Óscar

Fotograma del filme «El profesor de persa»
Fotograma del filme «El profesor de persa»

El peso de la culpa. Esto señalaba Vadim Perelman sobre el protagonista en la interesante entrevista de Xesús Fraga que publicó La Voz de Galicia: «Ese personaje tiene un sentimiento de culpa increíble» por haber recurrido al engaño ante todos -compañeros de infortunio y guardianes- para salvar el pellejo. Es una de las perchas sobre las que cuelga el filme El profesor de persa, que representará a Alemania en los premios Óscar. No es otra sobre el Holocausto, pese a ambientarse en la Segunda Guerra Mundial con la bota de Hitler pisoteándolo todo, aunque los ingredientes (campos de exterminio, SS…) nos resulten familiares en la pantalla. El guion recrea una novela del veterano director del cine alemán Wolfgang Kohlaase (Berlín, 1931), al parecer tomada de hechos reales, y sirve al ucraniano Vadim Perelman (Kiev, 1963) -debutante en el 2003 con la notable Casa de arena y niebla- para proponernos una original historia de supervivencia que arranca en 1942, con los nazis deteniendo a un judío dotado de una memoria prodigiosa, como pronto sabremos, y, al cabo, otra de las muletas que sostiene la trama.

Cuando lo detienen, intercambia con otro un pequeño bocadillo por un desgastado libro en farsi -no lo habló en su vida- que, finalmente, resultará clave en su futuro. Un jerarca del campo desea aprender esa lengua para poder reunirse en Irán con su hermano al finalizar la guerra y montar un restaurante. Confunde al infeliz con un experto y le fuerza a enseñársela. Comienza así la gran mentira. El espectador se mantendrá a la expectativa de hasta dónde llegará el fraude inventando palabras mientras el aplicado alumno las asimila, atento a un paso en falso.

La expresividad del actor argentino Nahuel Pérez Biscayart ayuda al personaje, y también el alemán Lars Eidinger como ese oficial alejado del estereotipo. Llegarán a coincidir ambos en una meta común: sobrevivir. El relato encamina el suspense hacia un desenlace sorprendente, lindando con lo inverosímil. Si aquel prisionero fue capaz de retener centenares de palabras inventadas, también pudo memorizar los nombres de quienes lo acompañaron en su calvario y de alguna manera restituir su existencia.

«PERSISCHSTUNDEN»

Rusia, Alemania, Bielorrusia. 2020.

Director: Vadim Perelman.

Intérpretes: Nahuel Pérez Biscayart, Lars Eidinger, Leonie Benesch, Jonas Nay, David Schütter, Luisa-Céline Gaffron, Alexander Beyer, Giuseppe Schillaci, Peter Beck, Andreas Hofer, Nico Ehrenteit.

Drama.

127 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

«El profesor de persa» o el peso de la culpa