Los propietarios del edificio okupado en A Falperra, a la espera de su desalojo

Presentaron un requerimiento urgente para que se cumpla la sentencia de desalojo que pesa sobre el edificio del número 19 de la calle Doctor Fleming


A Coruña

Los propietarios de los inmuebles okupados en el número 19 y 20 de la calle Doctor Fleming, en el barrio de A Falperra, están a la espera de que se desaloje el primero de ellos, el más problemático, según los vecinos. Según el abogado que los representa, cuando los propietarios se enteraron en enero de la okupación de los dos edificios pusieron en marcha dos querellas, una para cada uno de los inmuebles, para que se procediese a su desalojo.

Una de ellas, la relativa al número 19 de la calle Doctor Fleming, recayó en un juzgado que ya se pronunció y emitió una sentencia de desalojo. Sin embargo, continúan esperando a que se ejecute para así poder recuperar la propiedad. Para tratar de agilizar la ejecución, presentaron hace unos días un requerimiento urgente en el que además aportaron todas la noticias de los últimos días sobre el problema de inseguridad que se había creado en el barrio por culpa de los okupas, a los que los vecinos achacan multitud de robos, por lo que esperan que se proceda a ese desalojo «cuanto antes». 

En cuanto consigan que se ejecute el desalojo, los propietarios tienen previsto tapiar los accesos al edificio para evitar que vuelva a ser okupado por los mismos o distintos moradores e incluso estudian la colocación de cámaras y sistemas de seguridad que alerten a la policía en caso de que se produzca un nuevo allanamiento.

Los vecinos y comerciantes de la zona se muestran optimistas sobre que esa ejecución de la sentencia de desalojo se produzca de manera inminente.

A pesar de que las querellas de ambos inmuebles se presentaron de manera simultánea, la que solicitaba el desalojo del número 20 todavía no tiene fecha de juicio.

Uno de los okupas de la Falperra: «Solo vengo aquí a ducharme. Duermo y salgo muy pronto para buscarme la vida»

Fernando Molezún

La policía estrecha el cerco y aumenta su presencia en la zona, incrementando la identificación de personas

La presencia policial en la Falperra no cesa desde que los vecinos denunciaron la semana pasada los problemas de inseguridad que se están viviendo en el barrio y señalaran directamente a los okupas del edificio del número 19 de la calle Doctor Fleming. Esta misma mañana el trasiego de vehículos policiales fue constante y los agentes incluso identificaron a varias personas que salieron del inmueble

Entre los identificados está Hamza, un marroquí de 19 años, que llegó a España cuando tenía 16 en los bajos de un camión que lo llevó desde Melilla hasta Madrid. «No tenía dónde dormir. Conocía a gente que vivía en este edificio y me acogieron, si no, tendría que dormir en la calle», explicó a los micrófonos de Radio Voz. Hamza acaba de salir de la cárcel después de nueve meses. Él dice que «por pegar una bofetada», aunque el motivo que figura en su expediente, tal y como reconoce es «robo con violencia». Asegura que nadie de los que vive en el edificio okupado es autor de los robos que denuncian los vecinos y achaca al racismo todas esas manifestaciones. «Solo vengo aquí a ducharme. Duermo y salgo muy pronto para buscarme la vida», comenta. Esta mañana la policía lo identificó cuando salía del edificio okupado. «Tengo que renovar mis papeles para poder buscar trabajo. Quiero estar legal, pero es muy difícil. Llevo tres años aquí, he pasado por un centro de menores, acabé en prisión y ahora estoy aquí, pero no tengo nada. Tengo la documentación caducada y la policía me ha dicho que tengo que ir a Extranjería a ponerlo todo al día, pero primero voy a ir al albergue a ver si me dan una ayuda que estoy esperando», afirma.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Los propietarios del edificio okupado en A Falperra, a la espera de su desalojo