Lolo, el terror de las velutinas

Este especialista ha reducido la presencia de la plaga en la comarca. Por cada reina que captura evita 2.000 avispas


Coirós / La Voz

Lolo Andrade posa en la imagen con una inquietante colección de insectos que tienen muchas cosas en común: todas son velutina, todas son avispas reina, y todas fueron capturadas por Lolo en el municipio de Coirós. Entre las fotografiadas y las ausentes (deshechas, podridas...) suman 732 reinas. Y, ya que cada nido fundado por ellas genera una media de 2.000 avispas, entonces se puede afirmar que Andrade le ha evitado a los vecinos de este concello cerca de un millón y medio de velutinas.

«Llevo tiempo utilizando todas las trampas y atrayentes del mercado -relata Lolo-, y he incorporado otros de creación propia, con unas botellas con entradas laterales... y están dando muy buen resultado». Tal es su grado de conocimiento de esta terrible especie invasora que se le reclama de todas partes para instruir a equipos locales para combatirlas. Acaba de estar en el norte de Portugal para participar en el Fórum Internacional de la Avispa Velutina.

Explosivos contra la velutina Tanto o más efectivo que la inyección de veneno en las colmenas y con un resultado inmediato que agiliza la eliminación de esta molesta especie invasora. Acompañamos a Protección Civil de Cambre en un espectacuar simulacro de erradicación.

Colabora con Coirós desde hace años, y también retira nidos en Oza-Cesuras, A Laracha y Cambre, donde trabaja como profesional de Protección Civil. En este último municipio ha capturado 1.751 reinas, es decir, se ha cargado 3,5 millones de potenciales avispas asiáticas. 

Damnificados

Con su experiencia acumulada en la avispa velutina, asegura que todo esfuerzo es poco para frenar una plaga que ya ha desplazado a algunos ejemplares de la fauna local. «Hay pájaros que han visto reducida su población, estas avispas atacan a las crías de algunas aves, como los gorriones, tenemos fotos y vídeos espeluznantes», señala Andrade, para quien las máximas damnificadas de esta avispa que llegó a Europa a través de cargueros procedentes de China son las abejas autóctonas. Así narra Lolo Andrade el modus operandi de las avispas asiáticas: «Marcan con una feromona la colmena de abejas y allí aparecen muchísimas avispas que acaban matando a las usuarias del habitáculo, les cortan la cabeza y el abdomen y se llevan el tórax que muelen para alimentar a las larvas. Luego estas generan una bola de proteína que ingieren las propias avispas adultas... en Japón ya se comercializa esta jalea, incluso en algunos lugares en España». 

La meteorología, aliada

Esta plaga también ha encontrado un gran aliado en los últimos inviernos suaves en Galicia, donde muchos nidos han sobrevivido por no toparse con temperaturas muy frías. «Con las antenas miden la presión barométrica y ya evitan situarse en puntos por encima de los 1.000 o 1.100 metros», explica Andrade. Por eso en nuestra comunidad es el arco litoral y no las provincias del interior donde más abundan. Este técnico no es optimista sobre el futuro control de las avispas. «Si todos los ayuntamientos recurriesen a trampas profesionales se podría reducir mucho la incidencia de la velutina, como han conseguido en la Bretaña francesa», apunta.

Algo muy valioso que ha aprendido es la atracción de las avispas reina por las camelias. Será la clave para ubicar las próximas trampas y seguir castrando el crecimiento exponencial de las velutinas en la comarca.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
51 votos
Comentarios

Lolo, el terror de las velutinas