La cuarta ronda de A Coruña sale del punto muerto

Elena Silveira
Elena Silveira A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

MARCOS MÍGUEZ

El Estado aprobará en breve la orden de estudio para redactar el proyecto

18 nov 2022 . Actualizado a las 10:54 h.

El proyecto de la cuarta ronda es como el río Guadiana. Aparece y desaparece de los Presupuestos Generales del Estado de un año a otro y se guarda y se saca de los cajones ministeriales según las circunstancias. Así lleva varios decenios, concretamente desde el 2006. Pero tras desbloquearse judicialmente el tema (el Tribunal Supremo desestimó todas las alegaciones presentadas por el Ayuntamiento de Arteixo) y renovar la declaración de impacto ambiental, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha retomado el proyecto. De hecho, si todo se desarrolla como hasta ahora, es probable que el Gobierno central apruebe en breve la orden de estudio para la redacción del proyecto de trazado y construcción, que definirá el diseño definitivo. 

¿En qué consiste el proyecto de la cuarta ronda?

Este vial, que conectará el acceso al puerto exterior de punta Langosteira con la tercera ronda, tendrá una longitud aproximada de 3 kilómetros, con una inversión prevista de 27 millones de euros. Dará servicio directo a los polígonos de Vío y Pocomaco, aunque la infraestructura también servirá para aligerar el tráfico en otras avenidas de la ciudad, al absorber parte de la circulación que se dirige a la carretera de Baños de Arteixo, con los beneficios que ello conlleva para el polígono de A Grela.

¿Qué Administración debe ejecutarla?

Es un proyecto del antiguo Ministerio de Fomento, actualmente Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que en los Presupuestos del 2022 incluyó una partida de tan solo 100.000 euros para la nueva carretera. Aunque el Estado se encargará de ejecutar el tronco principal de la cuarta ronda, el Ayuntamiento de A Coruña tendrá que asumir la construcción de viales complementarios. 

¿Qué tendrá que hacer el Ayuntamiento?

El Ayuntamiento de A Coruña sacó a concurso público la construcción de polígono de Vío. Ganó la licitación el grupo Pomar y, en el 2008, Inveravante entró a formar parte de la Sociedad Promotora Urbana de Vío. El polígono fue recepcionado por el Ayuntamiento en el año 2013, haciéndose cargo del mantenimiento de las zonas y servicios comunes (viales, rotondas, limpieza, vigilancia...) mientras que la empresa gestora se hacía cargo de comercializar las parcelas. El convenio firmado en su día también incluía el compromiso del Ayuntamiento de dotar al polígono de comunicaciones viarias eficientes, entre ellas un vial de acceso paralelo a la cuarta ronda que permitiría entrar y salir de Vío sin necesidad de atravesar el polígono de Pocomaco. Aunque este proyecto se retomó durante el mandato municipal del PP, quedó paralizado con el gobierno de la Marea. Ahora, el equipo de Inés Rey lo ha vuelto a relanzar. «Los técnicos están trabajando en el proyecto del vial de acceso que evite pasar por Pocomaco para acceder a Vío. La promotora se está coordinando con el Ayuntamiento y la Dirección General de Carreteras, con el objetivo de que tenga un entronque adecuado con el futuro trazado de la cuarta ronda», indicaron desde el gobierno municipal. Y la empresa que gestiona el polígono presentará en breve su propuesta al Ayuntamiento para esta sección paralela a la cuarta ronda, que llegará hasta la zona de As Rañas y Lonzas.

¿Por qué es vital la cuarta ronda para el tejido empresarial de A Coruña?

La cuarta ronda permitirá vertebrar el territorio y ayudará a descongestionar las áreas más saturadas por el tráfico. De hecho, portavoces de entidades empresariales consideran que es la única manera para garantizar que los vehículos procedentes del puerto exterior, en su mayoría camiones de gran tonelaje, no pasen por la AG-55 hacia Baños de Arteixo, colapsando uno de los principales accesos a la ciudad. En este sentido, la gerente del polígono de A Grela, Teresa Firvida, explica que la cuarta ronda «es una infraestructura de interés general porque no solo dará servicio a los polígonos de Vío y Pocomaco, sino a todo el entorno urbano». Tras muchos años de reivindicaciones, dice que ahora confluyen las circunstancias favorables para impulsar el vial. «Estamos en el momento adecuado para aprovechar la oportunidad de iniciar proyectos vitales para mejorar las comunicaciones de la ciudad. En concreto, es fundamental que el Estado ejecute el tronco principal de la cuarta ronda, pero también las vías colectoras porque sin ellas la cuarta ronda no tiene sentido». Pidió a las diferentes Administraciones que trabajen de forma conjunta para que la nueva carretera sea lo más eficiente posible. Por otro lado, un informe de la escuela de finanzas IFFE señala que la construcción de esa vía permitiría el desarrollo del polígono del Vío y la creación, en diez años, de 11.000 empleos. 

¿Y qué pasa con Vío?

El polígono de Vío se proyectó hace más de dos decenios para suplir, ya entonces, la falta de suelo empresarial en el entorno más inmediato de A Coruña. Se trata de un parque industrial y comercial de promoción pública pero gestión privada. La superficie bruta del sector es de más de 853.000 metros cuadrados, aunque la neta roza los 700.000. Y la superficie neta de las parcelas es, exactamente, de 354.128 metros cuadrados. Es decir, es la bolsa de suelo empresarial disponible más importante de toda el área metropolitana coruñesa, una vez que el de Morás ya está comprometido en su mayoría y los de Sabón, A Grela y Pocomaco han alcanzado su límite máximo de ocupación. ¿Por qué no despega entonces Vío? Los gestores del polígono de Vío siguen manteniendo el precio por metro cuadrado (ronda los 200 euros) y tiene todas las dotaciones precisas (viales, aparcamientos, red de telecomunicaciones y alumbrado, red de saneamiento y red eléctrica de alta capacidad). El problema es que, actualmente, es una ratonera. De hecho, para salir de este polígono es preciso cruzar el de Pocomaco, algo inoperativo para compañías de gran tamaño o que tengan un parque móvil de cierta envergadura. En estos veinte años de recorrido, Vío tan solo tuvo una empresa que ya cerró (Caramelo). En esa nave está ahora Facet Ibérica y en un mes desembarcará Prosaga. El resto, es un desierto. Aunque hay interés, grandes empresas como Amazon descartaron ubicarse allí, precisamente, porque no está hecha la cuarta ronda.