José Luis Otero, hostelero en Oleiros: «Me pregunto para qué voy a levantarme de la cama»

La pandemia hace mella en la estabilidad emocional de todos y, sobre todo, de los que sufren en primera línea el zarpazo económico o de salud del covid


José Luis Otero Iglesias, de 42 años, no se reconoce en su yo actual. «Soy optimista, alegre y activo. Y ahora muchos días me pregunto para qué voy a levantarme de la cama. Me encierro en mi mundo porque esta situación me supera. No hay vía de escape, no hay cómo desconectar», lamenta. Porque antes, José Luis desconectaba subiéndose a su moto y haciendo carretera. Durante meses, no ha podido. «Ni tampoco algo tan sencillo como bajar a la calle de madrugada a pasear y escuchar música... El insomnio antes no era un problema», apunta.

José Luis es dueño de la parrillada As Ribeiras, en Perillo (Oleiros). Los zarandeos de la pandemia han dejado al sector de la hostelería herido de muerte y este empresario lo sufre en silencio. «Los cierres me generan problemas en el trabajo, claro, con empleados en ERTE, pero también a nivel personal. Vivo solo y mis hijos (de 22 y 18 años) viven en Ourense. Estamos muy unidos, pero no nos podemos ver desde hace meses. Y a ellos también les cuesta, sin ver a sus parejas o amistades, ni a los abuelos, porque uno tiene cáncer y hay miedo a contagiarlo... Yo tampoco veo a mis padres. Todo es una preocupación constante que te va minando, no saber si abres ni cómo abres... Intento ser positivo, pero llega un momento en que te pasa factura», relata.

«En diciembre no dábamos hecho, y de repente, otra vez al paro, y cada mes valorando si merece la pena seguir con el negocio. Me llegué a plantear otros oficios. Yo antes era camionero de ruta internacional... y ni esa manera de estar solo era tan dolorosa», explica.

«Nunca una situación externa me había afectado tanto, siempre había escapatoria. Yo soy extrovertido y activo, pero ahora me cuesta todo: levantarme, caminar, hablar con la gente... Todo es muy complejo, empezando por la inestabilidad laboral, con la dificultad de pagar el alquiler, el teléfono, el agua... Toda preocupación se maximiza», relata. «Y al vivir solo, te tragas todo, por mucha videollamada que hagas. Y hasta por la calle te paras lo mínimo, a ver si te van a multar, o a contagiar...», detalla. 

Ayudas que no llegan

«Y por mucho que digan las Administraciones, las ayudas no llegan. La única para mí fue en mayo, por cese de actividad. Después me la denegaron por absurdeces, deudas que no eran mías, burocracias. Me paso los días llamando al banco, a la gestoría, con pánico al nuevo problema que surgirá... Es una lucha constante que desgasta», concluye.

Cuando el covid es el carcelero de la mente

Pablo Gómez Cundíns / Mónica P. Vilar

La pandemia inflige un daño anímico equiparable al físico en una población agotada y vulnerable

Pandemia teledirigida como un misil hacia la mente. Contra esto, la distancia social no salva, mata. Y más que mascarilla, es necesaria una máscara que maquille los momentos en los que el gesto se tuerce. Que ya son demasiados, sobre todo para algunos sectores de población. Tres de ellos, especialmente vulnerables tras un año de crisis sanitaria. Personas mayores, adultos en situación laboral comprometida y menores de edad están en la diana. Son los otros héroes. Los que intentan derrotar a sus demonios interiores cada mañana, cada noche, cada minuto. Y, además, tratando de no caer víctimas del virus.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

José Luis Otero, hostelero en Oleiros: «Me pregunto para qué voy a levantarme de la cama»