Facilitar la vida de los restaurantes y los clientes con un simple código QR

Los ingenieros Andrés Carballo y Alejandro Díaz crearon hace dos años MerloCode, un sistema que permite mirar la carta, pedir y pagar a través de un dispositivo móvil


A Coruña

Hacer más simple la vida tanto al cliente como al restaurante. Con ese objetivo, el ingeniero industrial cambrés, Andrés Carballo, y el ingeniero informático coruñés, Alejandro Díaz, desarrollaron hace un par de años MerloCode, un sistema que permite a los clientes, a través de un código QR propio, ver en su móvil la carta, hacer su pedido e incluso pagar sin necesidad de interactuar con el camarero. Por su parte, el local de hostelería recibe también toda la información necesaria para llevar a cabo el servicio, desde conocer al momento la mesa en la que los clientes están ubicados hasta la recibir la comanda completa sin esperas. Así, fácil, sencillo e intuitivo. «Vimos que los sistemas que existían en ese momento, como los paneles de pedidos de las grandes cadenas de hamburgueserías o los aparatos que te llevan a la mesa y que empiezan a vibrar o sonar cuando tu pedido está listo, eran excesivos e incompletos», explica Andrés Carballo. Y se pusieron manos a la obra. 

El gran problema con el que se encontraron estos ingenieros es que, hace un par de años, nadie sabía ni parecía querer saber lo que era un código QR, y mucho menos, descargarse una aplicación más que ocupase espacio y no se utilizase con frecuencia. Pero con la llegada del coronavirus llegó también la expansión y universalización de esta matriz de puntos bidimensional con la que, a través de un lector instalado en un dispositivo móvil, uno accede a toda velocidad a la información que necesita en ese momento. «Tuvimos que adaptarnos al momento actual y reducir un poco lo que habíamos desarrollado, ya que en un principio era un sistema diseñado para restaurantes grandes», comenta.

Otro de los inconvenientes era que, con un único código QR común a todos los clientes -como sucede ahora con las cartas de los establecimientos hosteleros- el camarero no sabía de qué mesa llegaba el pedido. Para solventarlo «creamos un QR único para cada mesa, posición de barra o sombrilla de manera que el camarero sabe a dónde debe llevar cada consumición o de dónde le están llamando».

MerloCode hace más cómoda la experiencia al cliente, pero también el local sale beneficiado. Cuenta con un gestor de mesas y de comandas, y también con un editor de menús que permite modificar en cualquier momento la carta, incluso durante el servicio si, por ejemplo, alguno de los platos se agotase. «Evita que se creen tiempos muertos, lo que favorece la rotación de las mesas. Y a los negocios hosteleros eso les ayuda a mejorar la caja», asegura el ingeniero. A pesar de que todavía no cuentan con una gran cartera de clientes, los establecimientos que han recurrido a MerloCode se muestran «satisfechos porque les facilita el servicio». Sin embargo, reconocen que la gente está muy acostumbrada a que el código QR les dé simplemente la información de la carta, por lo que «se sorprenden cuando el camarero les explica que además, también pueden pedir lo que van a consumir o incluso pagar a través del mismo sistema».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Facilitar la vida de los restaurantes y los clientes con un simple código QR