Concello y Xunta relanzan la Intermodal

En septiembre se acordará un cronograma y las dos administraciones casarán sus proyectos. Las obras de los accesos se iniciarán en el 2020 y el objetivo es que la estación abra en el 2023


A Coruña

El Ayuntamiento y la Xunta mantienen su compromiso de acelerar la nueva estación intermodal, una infraestructura que se estancó durante todo el mandato anterior ?mientras avanzaba en otras urbes gallegas? a causa de los cambios de diseño exigidos por el ejecutivo de la Marea. Para evitar que se repita ese escenario y se produzcan más retrasos, el nuevo gobierno del PSOE ha asumido los planes existentes.

A finales de julio, se reunieron la alcaldesa, Inés Rey y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo. Ambos se comprometieron a retomar la colaboración institucional y a reactivar proyectos como la intermodal.

Ese compromiso se empezó a concretar ayer. A instancias de la Xunta se celebró una reunión técnica en la que participaron el concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada, y el director xeral de Mobilidade de la Xunta, Ignacio Maestro. Ambas partes recalcaron que hubo sintonía y se alcanzaron compromisos concretos. Villoslada insistió en que «todos traballaremos para facer realidade unha infraestrutura prioritaria». El objetivo es que esté operativa en el 2023.

Los accesos

El proyecto de la intermodal implica a tres Administraciones. La Xunta construirá la terminal de autobuses, el ADIF ?dependiente de Fomento? la de ferrocarriles, y el Ayuntamiento se encargará de los accesos. El anterior gobierno anunció el 5 de febrero del 2017 la redacción del proyecto de los accesos, pero no lo presentó hasta febrero de este año. Además, la previsión era que las obras, valoradas en 4,4 millones, no arrancasen hasta el 2021, una vez tramitadas las modificaciones necesarias en el plan general.

El nuevo gobierno quiere acelerar los trámites. Juan Díaz Villoslada anunció ayer que los accesos por la avenida del Ferrocarril se incluirán en los presupuestos del 2020, con el fin de licitarlos y ejecutarlos «no menor tempo posible», ya que no requieren una reforma del PGOM, explicó el titular de Urbanismo.

Los cambios urbanísticos

Aunque no sea necesario para iniciar la reforma de la avenida del Ferrocarril, los cambios en el plan general sí son imprescindibles para otras partes de la obra. Villoslada detalló que serán necesarias dos modificaciones, una para los accesos desde las avenidas de la Sardiñeira y de Arteixo, y otra que afecta al suelo de la propia estación y al sector de la avenida del Ferrocarril. El primero ya está elaborado y se tramitará en los próximos meses.

El anterior gobierno local insistió en que esos cambios se gestionasen a través de la ley autonómica para grandes infraestructuras, la llamada ley tres. Por su parte, la Xunta planteaba que esa vía extraordinaria podría ser más compleja que las modificaciones puntuales del plan general que tramitaría el Ayuntamiento.

En principio se va a optar por esa segunda alternativa. Ambas Administraciones coinciden en que las modificaciones puntuales, que son el procedimiento ordinario, reforzarán la seguridad jurídica de las obras. Esos trámites suelen tardar un año, pero Xunta y Concello se comprometieron a acelerarlos para que estén finalizados en nueve meses.

La posibilidad de utilizar la ley tres no se ha descartado por completo, pero solo se recurriría a esa normativa si el proceso encallase a causa de algún imprevisto.

El proyecto definitivo

El departamento de Mobilidade de la Xunta prevé tener listo en el 2020 el proyecto definitivo que permitirá licitar la terminal de autobuses integrada en la estación intermodal. La Xunta ya tenía un proyecto listo en el 2017. Su redacción había costado 417.000 euros. Pero el anterior gobierno local, que en febrero de aquel año había anunciado un acuerdo para impulsar la infraestructura, exigió solo unos meses después, en verano, que se cambiase el diseño.

Las modificaciones obligaron a la Xunta a iniciar desde cero la redacción de un nuevo proyecto. El retraso provocó además que las obras se quedasen fuera de plazo para acceder a financiación europea. El Gobierno gallego tuvo que destinar los fondos previstos para la estación coruñesa a proyectos en otras ciudades, y se comprometió a financiar las obras mediante recursos propios.

El convenio marco

En febrero del 2016, la Xunta envió un borrador de convenio al Ayuntamiento para construir la intermodal. Era el mismo que, adaptado a las distintas circunstancias, se firmó entre ese año y el 2017 en Vigo, Ourense, Santiago y Pontevedra. La intermodal de A Coruña quedó por detrás de las de esas urbes. El anterior gobierno local lo rechazó, y no envió un texto alternativo ?como había anunciado? hasta noviembre del 2018. Tenía cláusulas que la Xunta no consideró legales. La Administración envió poco después una alternativa, pero nunca fue rubricada. El nuevo gobierno local la está revisando y prevé algunos cambios, pero en principio serán menores y no deberían dificultar que el texto salga adelante.

Cooperación

En septiembre se celebrará una nueva reunión en la que también participará el ADIF. En ese encuentro está previsto pactar un cronograma para agilizar los trámites y las obras. También se integrará el proyecto de accesos del Ayuntamiento con el de la terminal de autobuses de la Xunta, se analizarán los cambios urbanísticos pendientes y se concretarán los posibles retoques en el convenio marco, con el fin de que sea firmado en las semanas siguientes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Concello y Xunta relanzan la Intermodal