Cinco refugios fluviales para un cómodo paseo en la Costa da Morte

Patricia Blanco
p. blanco CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

Gabenlle, A Laracha
Gabenlle, A Laracha BASILIO BELLO

TESOROS A PIE DE CASA | Los hay diversos, pero media decena de ellos bien valen para iniciarse en la comarca

15 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Vaya por delante que sin duda merecen un recorrido los paseos marítimos de esta comarca. O que esqueiros y carreiros de la Costa da Morte tienen su aquel. No obstante, si uno quisiese escapar del bullicio de las playas y optase por la vía fluvial, también son diversas las opciones que le brinda esta área atlántica si lo que se pretende es un cómodo paseo. El río Anllóns, arteria principal de Bergantiños, como reza el título de una reciente publicación, vertebra varios y deja escenarios de la talla de Verdes, en Coristanco.

En A Laracha, la cómoda pasarela de madera que parte del área recreativa de Gabenlle (fácilmente transitable con carrito de bebé) permite un viaje pleno de naturaleza donde poco más se escucha que el fluir del agua y los pájaros. Es un recorrido llano, con algún molino restaurado, sin sobresaltos. «Xente camiñando, correndo, en bici, mamás con carriños, persoas en cadeiras de rodas... É unha ruta accesible», detallaba tiempo atrás el técnico Javier Couto sobre el primer tramo de la PR-G 148, el del malecón de Ponteceso. Una instalación deportiva de cinco estrellas que permite disfrutar de una Conservación (ZEC) y de una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). De dificultad baja, se puede transitar todo el año y en cada estación tiene su aquel. Incluso en función de las horas del día, por el ir y venir de las mareas.

Entorno fluvial de Ponteceso
Entorno fluvial de Ponteceso Jose Manuel Casal

Pleno de vida está también el paseo do Anllóns de Carballo, que tiene tramos más urbanos y otros que son refugio del silencio, como el Bosque do Añón. Desde el puente de Bértoa hasta el Muíño do Quinto bien puede completarse esta ruta con pequeños, y es además un recorrido amable, llano, que se puede cubrir sin elevado esfuerzo. Lo hacen muchos a diario.