Diego Chao y Jairo Campo se retan antes del Foz-Ribadeo: «Neste derbi non hai amigos»

Los goleadores mariñanos aparcarán la camaradería labrada en Burela en noventa minutos que pueden enganchar a la Preferente exprés solo a uno


VIVEIRO / LA VOZ

En A Marosa formaron una de las sociedades de ataque más respetadas, pero su camaradería va más allá del campo de fútbol. «Quedamos habitualmente para facer comidas, e ata tíñamos reservadas unhas vacacións xuntos», pero Diego Chao (Viveiro, 1992) y Jairo Campo (Burela, 1994) serán enemigos durante noventa minutos este domingo en el Martínez Otero. «Neste derbi non hai amigos», y menos con el CD Foz y el Ribadeo FC igualados en la cola y apurando casi sus últimas opciones de engancharse a la lucha por el ascenso o la Copa del Rey.

Tras trece meses de espera, A Mariña volverá a vivir un duelo entre dos de sus equipos. Curiosamente cuando estalló la pandemia el Foz iba a visitar al Viveiro. «Foi moito tempo sen fútbol e aquí a xente está moi volcada co equipo. Os derbis sempre son especias, pero este vaino ser máis ca nunca», predice el futbolista viveirense del Foz antes de que su amigo reivindique la implicación de los ribadenses con su club: «É unha pena que só poidan entrar 300 e pico afeccionados porque o outro día no Pepe Barrera tivemos un ambientazo e non hai máis partidos na zona que poidan restar interese».

Con el lleno, dentro de las posibilidades pandémicas, casi garantizado, Diego y Jairo intentarán ser dos de los responsables de que la fiesta se traslade al campo. «Aínda que, como nós, é un equipo que sufriu moitos cambios, o Ribadeo ten moi boas individualidades, e a referencia de Jairo no ataque vai ser un dos condicionantes que teremos que controlar», predice Chao sobre su excompañero, que ha debutado en Preferente con la plena confianza de su entrenador, Rafa Casanova, y ya estrenó su cuenta de goles en la derrota contra el Lemos.

«Tiña gañas de probar se podía dar o nivel en Preferente, e ata o momento estoume sentindo moi cómodo. Os máis veteráns do Ribadeo están facilitando moito a adaptación dos novos», cuenta. «Eu non tiña ningunha dúbida de que estabas capacitado», le replica Diego, que también inició con el punto de mira afinado su nueva etapa en la categoría tras un par de cortas experiencias en el Viveiro. Es el pichichi del Foz gracias a los dos goles, uno olímpico y el otro de libre directo, que anotó contra la Sarriana: «Foi un deses partidos nos que che sae todo. Foi perfecto, agás polo resultado».

Aunque el pasado domingo contra el Lemos comenzó desde el banquillo, el escurridizo atacante es una de las mejores armas de Javi Chinchón para el derbi, según Jairo. «Diego é un xogador co que é moi fácil entenderse, que ten bo golpeo, regate e sabe moverse. Xogase na banda ou de segunda punta, no Burela asistímonos o un ao outro moitas veces», explica sobre un único curso que ni siquiera pudieron completar y en el que el viveirense anotó siete goles y el burelense doce. 

Muchos excompañeros

«Fixemos un moi bo grupo no que Simón -que también defenderá a los ribadenses en este derbi- tamén está moi implicado, igual que Álex Esquerdeiro e David Ben -ambos del Foz-. E Kiko e Iván, un de cada bando, tamén ían vir ao Burela antes de que suspenderan a liga de Primeira Galicia», repasan. El vínculo que forjaron en apenas unos meses como compañeros resistirá a lo que tengan que hacer por ganar, prometen: «Se hai que dar unha patada, dáse. Xa nos estamos avisando durante a semana».

«Se hai que dar unha patada, dáse. Xa nos estamos avisando durante a semana»

El Foz y el Ribadeo son los dos únicos que todavía no conocen el triunfo tras tres jornadas

El formato exprés de Preferente juega contra las posibilidades de dos equipos llenos de caras nuevas. «Somos 15 xogadores novos, e nesta liga todo vai moi rápido. Demos a cara contra os dous grandes favoritos, o Lemos e a Sarriana, e contra o Santaballés sorprendéronnos cunha contra ao final», repasa Jairo sobre un Ribadeo que solo sumó un punto con tres de las diez jornadas de esta primera fase ya disputadas. Idéntico rendimiento al que ha dado el Foz por el momento: «Fomos competitivos nas saídas contra o Lemos e a Sarriana e igualamos na casa contra a Residencia».

Con esos resultados, igualan en la cola del grupo lucense y solo quien sea capaz de ganar no se verá ya muy distanciado de las dos plazas de ascenso y la otra de Copa del Rey con apenas seis jornadas por delante. «É certo que, por nomes, quizais o Ribadeo tiña obxectivos maiores, pero nós tamén temos moitísima esixencia e somos un equipo con moitísimas novas fichaxes. Xogamos na casa, e neste equipo a xente ten moitas gañas de volver gañar. O plantel necesita quitar a lousa de todo o tempo que leva sen facelo. A última vez foi contra o Mugardos, e diso hai moito xa», recuerda Diego sobre una victoria que se produjo en el ya tan lejanos mes de noviembre del 2019.

El domingo a las 17.30 horas y ante su público en el Martínez Otero tratarán de romper la mala racha ante un Ribadeo también necesitado y con bajas importantes: «Non estarán Aitorín e Marcos Peña, e a presenza de Juanma está no aire».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Diego Chao y Jairo Campo se retan antes del Foz-Ribadeo: «Neste derbi non hai amigos»