Dyango: «Creo que he sido tocado por Dios por poder hacer todo lo que hago»

El artista actúa mañana con la coral Stella Maris en el Season Fest de Nigrán


Mientras el nieto, Izan Llunas, triunfa interpretando a Luis Miguel, el orgulloso abuelo, José Gómez Romero, Dyango para todo el mundo, no ha dejado de cantar. Mañana a las 21.00 horas se podrá comprobar en el Season Fest de Nigrán, donde la coral Stella Maris ofrece con él un concierto homenaje a su infinita trayectoria. La actuación es gratuita y la invitación se puede descargar en la web del evento.

-¿Cómo se encuentra tras más de medio siglo de carrera?

-Realmente estoy bien, muy bien. Con los años llega la vejez, pero Dios me ha respetado la voz. Sigue siendo la misma y el conocimiento, mayor, después de tantos años como artista. Tengo más experiencia.

-Menuda voz mantiene...

-La voz es la que uno tiene y, si le dura muchos años, mucho mejor, pero lo más importante de todo es el sentimiento que le pones a la música para cantar. Saber interpretar, creerte lo que estás diciendo, llegar al público que te está escuchando. Eso es fundamental. Y, mínimamente, una afinación.

-Después de tanto tiempo, ¿no se cansa de cantar lo mismo?

-Aunque cantes mil veces el mismo tema en mil sitios distintos, si vale la pena, la pasión siempre la vas a tener.

-Su manera de sentir...

-Sí, es especial. Para eso me acompaña muchísimo mi tipo de voz y, sobre todo, el haber estudiado música en el conservatorio. La música lo ha sido todo en mi vida y todo el mundo sabe que el instrumento más importante es la voz.

-¿Le trae recuerdos Galicia?

-¡Y tanto! La gente es maravillosa. Quizás es uno de los puntos de toda la Península donde me han querido más. Será que el sentimiento que ponemos el público y yo es muy similar.

-Aquí se recuerda el «Por ese hombre» con Pimpinela. ¿Se siguen llevando bien?

-¡Claro! Somos muy amigos, de los de verdad, no solo musicales. Aunque yo le robaba la novia a Joaquín, él se conformaba [ríe].

-Sus temas se siguen cantando.

-Es que son más jóvenes, aunque no lo parezcan [se ríe]. Y luego, tienen ese don de componer canciones que llegan a todo el mundo.

-Es muy fan...

-No, no, no, de Pimpinela, no. Joaquín canta muy mal, ella muy bien [se ríe].

-Entonces fan de la mitad.

-[Se vuelve a reír] Es que nos hacemos muchas bromas. A veces le he hecho alguna a Joaquín que se ha vuelto loco, y como se lo traga todo...

-¿Cuál recuerda?

-¡Muchas! Una vez estábamos mezclando en el estudio el tema que hicimos juntos y yo era el productor. Entonces, puse todo sensacional menos su voz, que la bajé, y avisé a todo el mundo de que estaba así. Y se pasó media hora cabreado diciendo que no se escuchaba [se ríe].

-Nunca ha dejado de ser divertido, ¿cómo se toma las parodias?

-Bien. Lo hacen aquí y en los países de América. Aunque mi voz les cuesta mucho, quizás es más fácil mi forma de interpretar y moverme en el escenario. Así que mejor [sonríe].

-¿En Galicia piensa darse un pequeño homenaje gastronómico?

-Si estoy cerca de alguna ostra, entonces sí. Por ejemplo, en el mercado de A Pedra, en Vigo, siempre que paso, tengo que parar. Me gusta todo el marisco. ¡Y más a mi mujer! Se vuelve loca.

-¿Cuánto tiempo queda para disfrutar a Dyango?

-¿Sabe cuántos años tengo?

-Dígamelo...

-¡Tengo 78 años! Estoy muy bien, muy fuerte y con ganas de hacer cosas. Quizás he trabajado demasiado en la vida, pero como estoy en forma y me gusta lo que hago, el arte en general, porque también pinto, creo que he sido tocado o bendecido por Dios por poder hacer todo lo que hago.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags
Comentarios

Dyango: «Creo que he sido tocado por Dios por poder hacer todo lo que hago»