Angry Birds y espías

Estados Unidos y Reino Unido aprovecharon aplicaciones como la del popular juego para controlar datos de usuarios móviles