Medallas olímpicas contra el terror

Pablo Gómez Cundíns
Pablo Gómez REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

La ciudad rusa de Sochi acoge condicionada por el terrorismo la cita deportiva más cara de la historia

06 feb 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Desde 1924, los Juegos Olímpicos de Invierno son, para un país como España, una cita extravagante. Una manera de acercarse temporalmente y casi siempre a deshora a deportes como el curling, luge o esquí acrobático.

Sin embargo, en otras latitudes se trata de la cita deportiva más importante. Para Austria, Canadá, Finlandia, Suiza y Noruega no son ningún juego. Reino Unido, Estados Unidos e Italia los han convertido en una cuestión de honor.

En cierto modo, lo mismo que ha hecho el presidente ruso, Vladimir Putin, que ha lanzado un órdago a la comunidad internacional en su empeño en hacer de Sochi la capital olímpica más relumbrante en los últimos noventa años.