María Luisa y Alberto acuden cada día al cementerio de San Mauro a visitar la tumba de su hijo, que falleció atropellado el 6 de agosto del 2010
María Luisa y Alberto acuden cada día al cementerio de San Mauro a visitar la tumba de su hijo, que falleció atropellado el 6 de agosto del 2010

«Venimos al cementerio a ver a nuestro hijo todos los días, hasta comemos aquí»

Alberto murió atropellado en agosto del 2010. Tenía 46 años. Iba en bicicleta a trabajar cuando un camión se lo llevó por delante. El conductor, que se dio a la fuga, fue localizado y condenado a dos años por homicidio imprudente