¿Qué deporte es el mejor para cada edad?

Lo primero, no hay deporte malo. Mejor hacer uno menos recomendable que no hacerlo. Así que no tienes excusa. Eso sí, según la edad, son más recomendables unos que otros. Te contamos nuestra selección


Atletismo, baloncesto, ciclismo, decatlón, esgrima, gimnasia, fútbol... Hay deportes para todas las letras del abecedario. Y ninguno, absolutamente ninguno, es malo si se practica con cabeza y supervisión de un profesional. Eso sí, dependiendo de las edades, hay unos más aconsejables que otros. Porque ni es prudente calzarse los patines por primera vez a los setenta, ni tratar de correr un maratón con 10. Por eso, te vamos a contar cuáles son los deportes que por una serie de cuestiones (físico, socialización, conciliación...) se prestan más según tu edad. Vamos allá.

Empecemos de menos a más. El primer tramo será hasta los doce años. Artes marciales como el taekuondo, atletismo, iniciación a los deportes de equipo... «En este período incluso podríamos hacer una subdivisión: de 0 a 6-7 años y desde ahí hasta los 12. Es muy importante la psicomotricidad, coordinación, educación en la primera de estas etapas... A partir de seis o siete, entiendo que sería bueno mirar la socialización en el vestuario. Me explico. Está bien que antes de la pubertad los niños y niñas estén acostumbrados a compartir vestuario con otros. Enfrentarse a la desnudez propia y ajena. Habituarse a esa sensación para que luego las inseguridades de la pubertad sean menores», reflexiona Dan Río, doctor en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y CEO de ATP entrenamiento personal.

Manuel Giráldez, codirector de la cátedra SXD Galicia Activa, comparte la visión, pero apunta a la no especialización de los pequeños: «Creo que es muy importante que practiquen diferentes actividades: artes marciales, atletismo, natación, baloncesto, fútbol... Los niños tienen que hacer deporte. Da igual el que hagan. Han de tocar todos los palos y luego ya se verá si hay alguno en el que se encuentran más a gusto».

El segundo tramo, de 12 a 18 años, sería el de la especialización y el de la competición. Aunque son muchos los deportes en los que ya se va a campeonatos desde más pequeños, ese espíritu competitivo vamos a reservarlo para estas edades para que una derrota no provoque una despedida prematura del pequeño. La socialización en deportes de equipo también resulta importante para estas edades.

Tras el período crítico de la adolescencia y hasta entrar en el tercer trienio es el momento de apostar por aquellos deportes de más exigencia de entrenamientos: «Cuando tienes una familia, disponer de dos o tres horas al día para entrenarte es complicado», apunta el doctor Giráldez, por lo que es el momento de plantearse retos. Maratones, triatlón, ciclismo... Pueden ser algunas buenas opciones. «Está bien elegir una actividad que suponga un reto personal. Esa motivación ayuda», explica Dan Río.

Ya cumplida la treintena podemos compartir deporte y familia. Y, aparte de machacarte en el gimnasio, de esos partidos de tenis o pádel que te echas, o esas pachanguitas de fútbol sala o baloncesto pre-cervecita, aprovecha para compartir unos kilómetros en bici con los tuyos.

Así llegarás con fuerzas para a partir de los 65 jugar relajadamente al golf, no dejar de pedalear y mantenerte en forma en el gimnasio. ¿A qué esperas?

0-12 años

Taekuondo: Psicomotricidad, elasticidad y educación en valores

Uno de los deportes más recomendables para practicar hasta los doce años es el taekuondo. José Luis Garrapucho, director del club coruñés que lleva su nombre, explica sus beneficios. «Es una actividad en la que ejercitas de igual modo los brazos y piernas derechos que izquierdos, lo que va muy bien para trabajar con los niños la lateralidad y la coordinación», adelanta el técnico, con más de treinta años de experiencia.

Garrapucho destaca la preparación que aporta el taekuondo a la hora de practicar otros deportes con posterioridad: «Trabajamos mucho a nivel de psicomotricidad, de habilidades básicas (volteretas para atrás y para delante...), flexibilidad, elasticidad. Todo ese entrenamiento, obviamente adaptado a los niños, sirve luego para otras disciplinas».

Además, destaca «la educación en valores que como arte marcial nosotros inculcamos: orden, respeto, educación, compañerismo...».

12-18 años

Atletismo: Control de emociones y de la ansiedad

Más allá de todas las bondades físicas que pueda tener el atletismo, José Carlos Tuñas, director del Coruña Comarca, aporta otras encaminadas al crecimiento personal.

«La autodisciplina que imprime el atletismo ayuda mucho en la formación de las personas. Nuestro deporte te aporta un enorme control de las emociones y el estrés. De la ansiedad. Y eso te va a servir durante toda tu vida porque te acostumbra a enfrentarte a situaciones en las que estás tú solo, como pueden ser unas oposiciones», explica Tuñas.

A la hora de la práctica, el veterano instructor considera que la especialización del atleta no debe realizarse hasta los 14 o 15 años. «Hasta esa edad hay que probar todas las disciplinas que tiene el atletismo. Luego es cuando deportista y entrenador eligen la que se adapta mejor a cada persona», concluye.

18-30 años

Triatlón: Retos con el cuerpo ya formado.

Con el organismo bien formado y rindiendo en plenitud es el momento de apostar por deportes que supongan un reto. La triatleta internacional Saleta Castro nos cuenta el porqué de elegir su actividad: «Empezar a practicarlo en este tramo de edad supondrá transformar cada entrenamiento en un reto por mejorar en cada una de las tres disciplinas por igual. Es un momento óptimo para exigirle al cuerpo alto rendimiento», subraya. La pontevedresa encuentra también una ventaja a nivel social: «Se pueden compartir los entrenamientos con amigos. Seguro que encontramos uno que nade, otro haga ciclismo y otro que corra. No hay necesidad de que hagan triatlón. Por último, pienso que esa variedad de entrenamientos lo hace más divertido para quien venga de otros deportes».

30-65 años

Ciclismo: Un seguro de vida a nivel cardiovascular

Evaristo Portela lleva toda una vida dedicado al ciclismo. Primero como corredor y desde hace décadas como director deportivo del Froiz. Para él, la elección de su deporte para esta etapa es jugar sobre seguro: «El ciclismo es muy agradecido y sirve para todas las edades, con el añadido de que se puede compartir ese disfrute entre generaciones. Puedes salir tú solo, hacerlo con amigos y también con tu familia. Es una manera de hacer algo todos juntos. Además, a nivel cardiovascular es una de las actividades más saludables que existen. Y tiene el beneficio también de que no es brusca, así que, con sentido, no provoca lesiones. Pero más aún, lejos de eso, es beneficiosa para la recuperación de algunas dolencias», sostiene antes de añadir: «Yo, a mis sesenta y alguno aún salgo a diario y me encuentro muy sano».

Más de 65 años

Gimnasio: El ejercicio de fuerza da mucha autonomía

Ernesto de la Vega está acostumbrado a lidiar con personas de todas las edades. Preparador personal en Termaria, considera que el trabajo de fuerza que se puede hacer en el gimnasio, junto con otros ejercicios, es la mejor forma de que los mayores ganen autonomía: «La sarcopenia y la osteoporosis son las dos patologías que más se dan a esas edades y el trabajo de fuerza, bien con máquinas, bien con circuitos grupales, es la mejor terapia para ambas enfermedades. Estos ejercicios ayudarán a estas personas a evitar caídas y tener mayor movilidad, con lo que habrán ganado enorme autonomía».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

¿Qué deporte es el mejor para cada edad?