Los abuelos escriben a los Reyes: «Gracias por dejarnos pedir»

Los mayores mandan cartas desde las residencias gallegas. Hasta 350 misivas han llegado al buzón real gracias a la oenegé Asdegal. Desde la colonia Varón Dandy a «una vacuna efectiva», estos son algunos de sus deseos...

Teresa, que vive desde hace cinco años en la residencia Santa Marta, de Vigo, ha escrito su carta de Reyes y la de al menos 40 compañeros que no podían hacerlo
Teresa, que vive desde hace cinco años en la residencia Santa Marta, de Vigo, ha escrito su carta de Reyes y la de al menos 40 compañeros que no podían hacerlo

Una crema de manos, un bolso marrón de bandolera, un jersey de pico, la colonia Varón Dandy, unos calzoncillos largos como los de antes, «una pashmina a vuestra elección, con mi agradecimiento por delante», un juego de mesa, una novela, papel, témperas y acuarelas para pintar, «una vacuna que sea efectiva». Deseos como estos brillan en la carta de Reyes de 350 mayores de residencias de Vigo, Santiago y A Coruña, que han enviado este año a Oriente sus deseos por correo gracias a Asdegal. La oenegé ha invitado a colegios y familias a participar en una acción solidaria para que los mayores no se queden sin regalo en su zapato el día 6, pero la oenegé quiere extender a todo el año el espíritu de la Navidad. «No se trata solo de que los mayores en residencias reciban un regalo de Reyes y se haga una fiesta el día 6 [este año, virtual], sino de que se sientan arropados el resto del año, que reciban un mensaje o un regalo el día de su cumpleaños», cuenta Carmen López, de Asdegal, que ha puesto en marcha la iniciativa Adopta un Abuelo para vencerle los 12 meses a la soledad.

Los Reyes Magos sí tienen quien les escriba en esta (tan poco dulce) Navidad. «Queridos Reyes, estamos aquí para pediros un cariño. Me gustaría que me trajerais un bolso marrón. Este año, las Navidades serán distintas. No podré pasarlas con mi familia (por primera vez en mi vida). Serán distintas, pero bonitas, como siempre... Gracias», escribe Ángeles, una de las mayores que nos confían su carta este año. Leerlas es un pellizco de emoción, es comprobar que la ilusión no muere ni se gasta con la edad. Ilusión por las cosas pequeñas y las grandes, que van de lo material a lo inmaterial.

Angelines pide «un bolsito de bandolera color marrón... y si no puede ser, una barrita de labios roja»
Angelines pide «un bolsito de bandolera color marrón... y si no puede ser, una barrita de labios roja»

«Un bolsito de bandolera color marrón, para llevar cruzado. Y si no puede ser, una barrita de labios roja», pide precisa y considerada otra Ángeles a Sus Majestades. Una lección de estilo. Ella es una de las mayores que han confiado en la magia navideña y escrito su carta en la residencia Santa Marta, de Vigo. Teresa (que posa en la foto que ilustra este reportaje) vive allí desde hace cinco años, cuando se mudó de Ferrol, y la suya este año es una colaboración inestimable con Melchor, Gaspar y Baltasar. Teresa ha escrito de su puño y letra las cartas de muchos compañeros de residencia que no podían hacerlo, por problemas de vista o porque tienen párkinson.

«Estoy triste desde que empezó la pandemia, porque no hay solución que se vea próxima y en Navidades no voy a ir con mi familia. Las paso por primera vez con mi familia de aquí, pero es distinto. La sangre siempre tira más», cuenta Teresa, de 73 años, que dice que el sentimiento que la une a los mayores con los que comparte residencia y a los profesionales que les atienden día a día es fuerte, familiar.

Ángeles, que pasa la Navidad sin su familia por primera vez, pide un bolso marrón
Ángeles, que pasa la Navidad sin su familia por primera vez, pide un bolso marrón

DESEOS QUE SON ÓRDENES

Las palabras de Teresa pintan de esperanza el tiempo que vendrá. A los Reyes, sobre todo a Gaspar (que es su favorito desde niña, confiesa), les pide «cosas para pintar, témperas, acuarelas. Las chicas de la residencia, que son muy generosas, también pidieron para mí papel de acuarela...». «A mí lo que mejor se me da es el óleo -matiza-, pero aquí somos mayores y hay gente con problemas de respiración. Y por el aguarrás el óleo es peligroso». Teresa, que se vino de Ferrol a Vigo para estar cerca de una hermana tras pasar una temporada en A Coruña cuando la operaron de cáncer de colon, resistió y superó muchas adversidades en la vida («Tengo un menú variado», suaviza con humor). «Ahora me cuesta superar... no sé, muchas cosas. Llevo casi un año sin salir. Me duele no juntarnos mis hermanos y mis sobrinos», comparte. Aunque los viernes tienen cita familiar por videollamada, la voz acerca pero los brazos no pueden acabar con la distancia. «Pero yo, la verdad, uso mucho el teléfono, es el vicio que tengo», ríe.

Teresa adelgazó 18 kilos en un año: «Me encuentro más débil de carácter...», y la terapeuta ocupacional que la acompaña, María, le gasta una broma que la vuelve a hacer reír. El humor es parte del sistema inmunitario de Teresa, que, más que a los Magos, le pide «a Dios que nos solucione esto tan difícil, y a los partidos unión, trabajar juntos contra la pandemia, que es hoy el mayor problema. Y que vengan las vacunas pronto y sean efectivas».

La carta de Reyes de Margarita emociona por su relato y su generosidad
La carta de Reyes de Margarita emociona por su relato y su generosidad

«Necesito un jersey de cuello en pico (talla 56)», expresa en su carta Esteban, que emociona con unas líneas más adelante: «Gracias por dejarnos pedir». Pero no es mucho lo que piden los mayores. Piden lo que hace falta. Pero en las cartas de los abuelos más que pedir, se da. Todas comparten un pedazo de historia, otro de ilusión y de gratitud uno más. Hay «besos» y «gracias» en esas cartas de veteranos de la vida, de las que Teresa ha redactado «unas 40 bien». «Con mala letra... y poca creatividad», se ríe ella, muy autocrítica. Pero no hay quien ponga punto final a la ilusión.

Esteban pide un jersey con cuello en pico
Esteban pide un jersey con cuello en pico

Queridos Reyes, lo dicho, gracias por dejarnos pedir.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los abuelos escriben a los Reyes: «Gracias por dejarnos pedir»