¿Funcionan los sustos para detener el hipo?

Para remedios, los de casa. Analizamos cinco mitos de esos que sobreviven al paso del tiempo. Y aunque algunos tienen sentido, hay otros que jamás deberías practicar. Un médico nos dice hasta qué punto hacer caso a la abuela


1. Un sobresalto para dejar de hipar

Es una de las medidas caseras más extendidas, y hay que decir que tiene su base. La médica adjunta del servicio de Urgencias del Chuac Beatriz Ramuiñán indica que la apnea forzada funciona para acabar con las contracciones del hipo, por lo que el susto tiene cierta relación, dado que en el momento en el que nos lo dan realizamos una pequeña apnea involuntaria. También hay quien sabe colocar los dedos en el punto exacto de la garganta que detiene el hipo. «Pero eso es una maniobra vagal (que disminuye la frecuencia cardíaca al estimular el nervio vago), como la que consiste en presionar los globos oculares, pero para hacerlas hay que venir al hospital porque puede ser peligroso intentarlo en casa», advierte Ramuiñán, que dice que otras medidas populares como beber agua con la cabeza agachada o ingerir siete tragos de agua no funcionan.

2. Dibujar cruces cuando se te duermen los pies

La única fórmula efectiva cuando se te duermen los pies es «moverte, caminar, estirar las piernas y cambiar la postura», dice la doctora, que no le da bola al remedio de dibujar cruces con el dedo mojado y dice que no tiene ningún sentido. Lo que hay que hacer es dejar que se relaje el nervio y la extremidad que ha estado comprimida pues, en poco más de un minuto y de forma natural, se recuperará la movilidad y desaparecerá el molesto cosquilleo.

3. Un baño frío para bajar la fiebre

Las medidas físicas funcionan para bajar la temperatura corporal, pero hay que aplicarlas con moderación y ahí donde el antiinflamatorio no actúa. «Hay que tener cuidado y, por supuesto, no hacer eso de meter a una persona en la bañera con cubos de hielo, porque sería demasiado drástico», asegura la médica, que no obstante añade que cada vez le visita menos gente planteando este tipo de remedios caseros. «Lo que siguen contando es lo de comer el ajo crudo por las mañanas para el colesterol. No es que haya demasiadas evidencias, pero es posible que haga algo en ese 10 % del colesterol que está estudiado que se puede mejorar», explica.

4. Pasta de dientes para las quemaduras

Es un clásico cuando nos quemamos en la cocina o con la plancha, pero no es buena idea eso de cubrir la lesión con pasta de dientes. «Lo que hay que hacer es aplicarle frío local, pero ponerle un plastón de pasta de dientes lo que puede es empeorarlo incluso más», dice Ramuiñán.

5. Poner una moneda caliente sobre el ojo para tratar los orzuelos

Es cierto que los orzuelos se tratan con calor seco local, pero eso de calentar una moneda en el microondas y ponerla encima del ojo no es buena idea. «El calor viene bien dárselo, pero con una moneda no. Es una cuestión de sentido común, porque a saber por cuántas manos pasó antes. Lo ideal es calentar una gasita», dice la doctora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

¿Funcionan los sustos para detener el hipo?