«Yo ya paso más tiempo en Balarés que en Valencia»

NOELIA SILVOSA / CAROLINA FREIRE / PATRICIA GARCÍA / S. F.

YES

ANA GARCIA

ELLOS ELIGEN GALICIA Llevan años veraneando aquí. Un valenciano que huye del «caloret», un matrimonio que lleva casi dos décadas repitiendo y una madrileña que no entiende el verano sin venir

03 ago 2019 . Actualizado a las 23:15 h.

«Estoy impresionado». Así define Javier Lleo lo que siente por Galicia, la tierra que le robó el corazón hace cuatro años y a la que sigue regresando cada verano para disfrutarlo entero. Lo suyo con Balarés fue un flechazo que, como todos, llegó por casualidad y cuando menos se lo esperaba. «Fue por Internet, me vi un verano agobiado en Valencia. Yo he ido muchas veces a Mallorca y a Ibiza, tengo exnovias en las dos islas y quise volver hace cuatro años, pero no conseguí el apartamento que quería. Entonces dije: ‘Voy a mirar’. Y mira lo que es la magia de Internet. Vi la casa de Balarés en la que me quedo siempre, me enamoré de esta tierra y he repetido. He conseguido una amistad importante con los propietarios de la casa, me la alquilan a precio de amigo y estoy encantado con vuestra tierra, por el clima, la gastronomía, la gente... por todo en general», asegura.

Javier pasa en su rincón preferido unos cuatro meses seguidos. Hasta noviembre no tiene trabajo y no piensa abandonarlo antes de mediados de octubre. «Voy a estar aquí todo el santo verano si no surge nada urgente», indica este francoespañol hijo de emigrantes, que nació en París y vivió en Francia hasta que cumplió la mayoría de edad. Allí volvió más veces para trabajar, porque aunque ahora se dedica al sector nuclear, durante años estuvo vinculado al cine, a la música y a la televisión. «Lo último que hice fue con Anabel Alonso y Pablo Carbonell, que rodaron en Valencia El atasco nacional, que emitieron hace poco en TVE. Estuve de coordinador llevando el cásting, pero el cine en Valencia está muy limitado, así que aunque tengo buenos contactos en Madrid -trabajó con Elsa Pataky o Santiago Segura en el cine y con bandas como Chimo Bayo-, acabé cambiando», indica. En aquel momento convertirse en padre joven le limitó a la hora de moverse, pero ahora disfruta de la libertad de un trabajo que le deja muchos meses libres: «Ahora los niños ya son mayores y tengo más tiempo libre para renovarme, conocer mundo y gente nueva». Después de cuatro veranos tan intensos en Balarés, cuando viene se siente como en casa. «Tengo amistades aquí en Ponteceso y en A Coruña. Yo lo considero casi como mi primer hogar. Ahora mismo paso más tiempo en Galicia, aquí en Balarés, que en Valencia». Como ya está asentado no se mueve tanto, pero todavía recuerda su segunda mariscada en A Guarda y sus visitas a Vigo, las Cíes, Portugal y Lugo. «Me queda Ourense, pero iré porque tengo que devolverle la visita a unos amigos», apunta. Por supuesto, también se trae a mucha gente para que conozca el paraíso del que él ya no se quiere desprender: «Ahora tengo a mi hermano, que vino con su pareja y con su hijo, y espero también la visita de unos amigos desde Zúrich, de otro de Madrid y de una amiga en septiembre que viene de la Costa Brava». A pesar de que ya es uno más aquí, sigue maravillado: «Estamos alucinados con lo que tenéis y lo que tenemos en España. Yo fui al Caribe, a un montón de países por Europa, y no conocía Galicia. Es una auténtica desconocida. Y aunque resulte familiar, siempre ofrecéis cosas nuevas y buenas sensaciones».

«De aquí me gusta todo»

Aunque le pillamos en la playa de Balarés, no es su preferida. Javier disfruta de los arenales menos concurridos. «Me gusta más la de O Pendón, con la gruta que tiene, la de Area das Vacas, la de Niñóns... Me gustan las de por aquí, que son más salvajes y vírgenes, porque me tira el tema naturista. Yo practico el nudismo y aquí veo que casi en cualquier playa puedes practicarlo. En Balarés no, porque es más pública, pero en las otras sí, sin molestar a nadie». Precisamente es eso, la calma, lo que más valora de Galicia. «De aquí me gusta todo. La gastronomía es un puntazo, una parte esencial, aunque no la más importante. Lo que más disfruto es la paz y la tranquilidad que tenéis, la no masificación del ambiente. No tenéis la saturación que hay en el Mediterráneo y en las Baleares. Tenéis todo tan virgen, tan natural, hay tanta paz, tanto espacio para todos...», señala Javier, que dice que lo que busca es eso, espacio: «Yo trabajo con miles de personas, estoy rodeado de gente, compartiendo pisos... Y cuando vengo me apetece estar solo para reencontrarme, leer, perderme, meditar... Soy un buscador, me gusta mucho la espiritualidad, y este es un lugar propicio para eso, para tu vida interior, para ser tú mismo, encontrar tu paz, tu creatividad... Yo siempre creí que sería una isla, pero he encontrado en Galicia un lugar que podría ser definitivo para mí. De hecho, la casa está en venta y voy a ver qué piden por ella. Yo me dejo adoptar». Y nosotros, encantados.