«Serramoura», cantera de estrellas

El Macondo de la ficción gallega tiene nombre propio, «Serramoura». Un fenómeno televisivo que ha servido de escaparate para el audiovisual patrio y de plataforma para una generación de intérpretes que ahora triunfan en producciones nacionales


Ha sido un pueblo inventado el que ha puesto a la ficción gallega en el mapa. «En Madrid hai directores de reparto que saben que hai unha serie dunha vila na que morre moita xente que funcionou moi ben en Galicia». Lo cuenta Miguel Canalejo, mientras se acomoda en los estudios de Voz Audiovisual que son como su segunda casa y donde reunimos a tres de los protagonistas de la producción. Con él están Isabel Naveira y Tito Asorey. Para todos, Serramoura -en antena desde el 2014- ha supuesto el mejor escaparate en el que proyectarse. Canalejo, más conocido por los espectadores como el inocente agente Quique, vive a caballo entre A Coruña y Madrid. Para los televidentes también es Abraham, un joven con síndrome de Asperger. Desde el 2017, un personaje clave en el engranaje de Cuéntame cómo pasó. «Serramoura foi o comezo da miña carreira, pensei que ía ser unha oportunidade para un par de meses, pero aquí sigo, case cinco anos despois, compaxinando as dúas gravacións», dice Miguel. Su paso por el cuartel de la Guardia Civil del thriller «é o traballo máis importante da miña carreira. Fixen a proba para Cuéntame un luns e o xoves xa estaba rodando. Se podo facer ben o meu traballo alí é porque teño a tranquilidade e a experiencia destes anos de bagaxe», añade. Hace una confesión: «Penso que hai un punto de envexa en Madrid. Sempre din: ‘En Galicia estades a facer de todo’». Un intérprete andaluz, cuyo nombre prefiere no revelar, «aprendeu galego para probar sorte aquí».

BAJO LA LUPA DE MADRID

Sus compañeros de aventuras asienten a todo lo que Miguel apunta. «Unha importante directora que está a dirixir agora varios proxectos en Madrid díxome que sempre que ten como primeira opción aos actores galegos, e non é galega!», exclama Isabel Naveira: «O audiovisual galego, como sector, está mirado desde fóra. Saben que, se chaman, imos responder. Confían en nós como exportadores de ficción». ¡Y talento!, habría que añadir. «Madurei como actriz en Serramoura», asegura Isabel. El final del camino, Fariña, Las chicas del cable... La intérprete no para desde que encarna a Raquel Neira. «Como actriz que superou os 40 anos estou moito mellor do que estaban as miñas compañeiras hai dez, que digo!, hai cinco anos. Comeza a haber papeis para nós. As series xogan un papel moi importante como espello do que pasa na sociedade», reflexiona.

Como a ella, a Tito Asorey la serie le ha permitido dar el salto a la ficción nacional. «Todo o mundo di: ‘Que industria tedes en Galicia!’. A min, que me dedicaba ao teatro, Serramoura abriume as portas do mundo audiovisual. Collín horas de voo ante a cámara. Logo, unhas cousas chaman a outras. Madrid está chea de actores galegos, pero xa non é o número, senón a calidade, o que destacaría. A boa consideración que se nos ten. Levamos moitas horas de rodaxe ás costas», explica Tito, uno de los personajes de Servir y proteger.

El auge de plataformas como Netflix abre nuevas ventanas internacionales. «Vou ter que pórme en serio co inglés», bromea Isabel, que se despide con un deseo: «Que Galicia non quede atrás neste momento de eclosión das ficcións en todo o mundo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Serramoura», cantera de estrellas