Los Manolos llegan al museo

BESA POR DONDE PISA porque el diseñador Manolo Blahnik nos ofrece obras de arte y las pone a nuestros pies. Si puedes pagarlos. Si no, confórmate con contemplarlos en las vitrinas del Museo de Artes Decorativas de Madrid. No pierdas el paso porque el 8 de marzo volarán a Toronto. ¡Pies, para qué os quiero!


Carrie Bradshaw nos mostró el camino pisando con garbo en Sexo en Nueva York. Con ella aprendimos la importancia de calzarse unos Manolos: los stilettos más famosos del mundo. El canario Manolo Blahnik, que en su infancia quiso hacer zapatos para las lagartijas, ha logrado convertirse en el zapatero más codiciado por las escurridizas celebrities. Sus obras se pasean en los pies de Madonna, Rihanna, Melania Trump e incluso de la reina Letizia, que pasó por agua el día de su boda un par que aseguran le regaló su cuñado Marichalar. Con 45 años de zapateo a sus espaldas, el diseñador ha decidido mostrar sus piezas más escogidas en una exposición que inició su andadura en Milán, y ya ha pasado por San Petersburgo y Praga. Ahora se puede ver en Madrid y pronto volará a Toronto.

PICASSO Y BULGARI

Seguro que vas a perder pie cuando veas los diseños inspirados por artistas geniales como Picasso o Mondrian (en la foto de arriba a la derecha). Déjate deslumbrar con el zapato joya verde ( a la derecha abajo) que el maestro ha realizado en colaboración con Bulgari con una pulsera que lleva 11,41 quilates de diamante talla brillante, 48,61 quilates de rubelitas en talla fancy peperoncini y 38,19 quilates de amatistas. Oh!

Te apetecerá taconear con el modelo dedicado a Lola Flores (abajo a la izquierda) en redecilla y piel con pompones de seda. Muy flamenco. Y si lo tuyo son más bien las sutiles puntas de ballet en la sala cinco disfrutarás con los modelos que Blahnik realizó en el 2006 para la película Marie Antoniette de Sofía Coppola (arriba izquierda). Una colección basada en las piezas del siglo XVIII que se conservan en los museos y que reproducen fielmente la refinada elegancia en colores pastel y tejidos lujosos. Un sueño.

Y ya con los pies en la tierra adéntrate en la sala botánica, donde verás zapatos adornados con hiedra, cerezas y hasta sus emblemáticas lagartijas, para continuar por los de inspiración africana o japonesa. Pisa fuerte, porque queda mucho que ver: la sala de las obsesiones con obras inspiradas por su pasión por la literatura, cine o historia; la sección Gala, con los modelos más extravagantes y excepcionales y la dedicada a Vogue con fotografías de la obra de Blahnik.

Gasta suela y no pierdas detalle. Los Manolos dejan huella.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los Manolos llegan al museo