¿Qué hay de nuevo este verano?

NO ESTÁN A ESTRENAR, PERO CASI... Porque hace muy poquito que estos locales han abierto sus puertas. A qué estás esperando para decir: «Ya lo conozco, me lo recomendó YES».

.

Coge papel y boli y toma buena nota de lo que te vamos a contar. Porque estos son los nuevos locales de Galicia por los que tienes que dejarte ver este verano. Sitios con vistas privilegiadas, música molona y una carta para chuparse los dedos. Bares, tabernas y restaurantes en los que no vas a poder evitar hacerte selfies y presumir de ellos en las redes sociales. #Yo estuve aquí primero. Sitios con los que impresionar a los amigos que vienen de visita y bares para alargar los días de playa. Locales efímeros, para saborear solo durante unos meses o con ganas de seguir dando guerra en invierno. De la Costa da Morte a las Rías Baixas. Esta es la ruta de YES por lo nuevo de la hostelería gallega. Prepara el GPS porque arrancamos. ¡Nos vamos de bares!

UNA MEGATERRAZA CON DJ

Primera parada: Costa da Morte. Llegar a este escondite es fácil. Solo tienes que seguir el camino de las flechas con espina. O, más bien, de A Espiña, como se llama el nuevo bar de Corme para este verano. A dos pasos de la playa do Osmo, y con una panorámica del océano Atlántico toda para ti, A Espiña es el nuevo proyecto del grupo Concepto Negra, que tiene otros tres locales en A Coruña. Detrás está el capitán de la marca «negra», Pablo Pizarro. Aquí hay una carta de raciones con productos autóctonos y recetas de la abuela, dj con música en vivo los viernes, sábados y domingos y una megaterraza con vistas a la ría de Corme y Laxe. Por los vecinos de la tierra de los percebes corre sangre distinta. Os lo dice una autóctona de Corme-Aldea. Y la Espiña es diferente. Dentro del local la decoración anima a hacer fotos y fuera en la terraza solo tienes ganas de desconectar, de sentir que estás de vacaciones sin estarlo. «La carta mantiene la esencia de los locales del grupo, pero adaptada a las necesidades de la zona», explica Pizarro. Mejillones al vapor, zamburiñas, parrochitas fritas o berberiños al ajillo. Y, por supuesto, que no falte la ración de carne asada. Todo obra de Christian Arias. Abrieron el 20 junio, vivieron el subidón de la fiesta del Percebe y ahora atienden gustosos a la peregrinación de gente que va hasta allí para conocer el local. «Vienen muchos turistas, gente de la zona y, los fines de semana, también tenemos clientes que vienen desde A Coruña para conocernos». Si te animas, siempre puedes comer allí y echarte a dormir la siesta en la playa do Osmo. O darte un chapuzón, si eres valiente y no te impone el agua tirando a fría. No te despistes, Espiña Concepto Negra solo estará abierto en verano.

.

UN DESAYUNO CON VISTAS

Una mullida cortina de música suave y de voces bajas. Sobre la mesa, un ramo de blanco y de intenso verde. Y al otro lado de la ventana, el azul de Arousa y el tranquilo perfil de la isla de Cortegada. El Augamare, en Carril (Vilagarcía), es un lugar para disfrutar con tiempo. Un paréntesis de buen gusto que ha logrado saciar el hambre de todos aquellos que echaban de menos un rincón diferente en el que comerse el mundo a bocados. Beatriz Herráez y Cruz Lijó pilotan este barco, contagiado de la luminosidad y del encanto de la ría junto a la que atraca. Es Bea quien nos prepara el desayuno: un desfile de tostadas deliciosas que elabora con mimo, convirtiendo cada rebanada de pan en una pequeña obra de arte. «Tenemos unos panes fantásticos; son fundamentales», cuenta haciendo un inciso en el proceso. Sobre esa base genial, despliega poco a poco una sorprendente receta de chocolate con aceite y sal. O una mezcla de queso fresco, miel y frutos rojos que estalla en la boca como unos fuegos artificiales. Quien los prueba, repite si puede. Porque este pequeño local, con apenas dos meses de historia, tiene ya clientes fieles que hacen apología del Augamare allá donde van. «El boca a boca está funcionando muy bien entre la gente que está buscando algo diferente», cuenta Bea.

Ella nos expone el concepto maestro de esta gastrotienda que apuesta por algo tan básico como «tomates que sepan a tomate», por las excelentes conservas gallegas, por los mejores vinos. Así que cuando salgan del local, cuando regresen a la realidad más prosaica, podrán llevarse bajo el brazo un hermoso paquete de sabores del paraíso.

.

UN ÉXITO EN BOIRO

Si la comida tradicional te apasiona, necesitas abundancia para reponer fuerzas y te encuentras en la comarca de Barbanza tienes una parada obligatoria. No te vayas sin darte un buen homenaje en O Furancho do Mar.

Este acogedor local abrió sus puertas a principios de verano y se encuentra en pleno centro de Boiro, en la calle Francisco del Río Romero. Lo regenta David Tubío y su apuesta está siendo un auténtico éxito. No es para menos porque, además de ser muy agradable a la vista, ofrece un menú y un vino casero auténtico y de calidad.

No falta en este establecimiento la cocina típica gallega y el vino del país, servido en la típica taza de color blanco. Entre los platos destacan el pulpo, las navajas, las zamburiñas, los mejillones y otros manjares de la ría. Tampoco faltan otros reyes veraniegos, como el raxo, la tortilla, una buena ensalada con productos de la huerta o los pimientos de Padrón. «Tenemos una carta fija pero vamos añadiendo propuestas según nos van demandando los clientes», comenta el propietario, David Tubío.

La decoración de O Furancho do Mar es una de sus señas identidad. En sus 77 metros cuadrados aglutina capítulos de la historia local en sus paredes, revestidas por un mural de 1833 de la ría de Arousa y otro compuesto por fotografías antiguas de Escarabote y otros lugares de la villa, de entre los sesenta y noventa. Además lo decoran anclas, redes y nasas que fueron compradas a un marinero y completan una puesta en escena 100% marinera.

O Furancho do Mar es un local familiar que pretende recuperar la esencia de los furanchos de la ría de Arousa, combina de una forma elegante lo tradicional con lo marinero y se ubica en pleno centro de uno de los enclaves turísticos en los que el verano sienta mejor.

.

OCASOS A ORILLAS DEL MIÑO

Vámonos al Parque Náutico de Castrelo de Miño, donde puedes vivir todos los días un ocaso diferente. Su cafetería no es nueva, pero su estilo sí lo es desde hace unos meses, que cambió de manos. Y este verano se nota aún más. Hay que llegar según cae la noche, pedir algo para tapear y relajarse. Los conciertos al ponerse el sol, las actividades científicas y las catas de vino son lo novedoso. Todos los miércoles, a partir de las 21.00 horas, en el exterior de la cafetería suena la música. Rock, blues, jazz, soul...Hay algo que los une: son todos grupos ourensanos. Los jueves son las noches de la ciencia. La semana pasada se celebró un espectáculo gastro- astronómico, una cena con presentaciones curiosas de temática astronómica. La siguiente cita, la del jueves 10 de agosto, permitirá a los comensales disfrutar de una cena mientras contemplan las perseidas en la terraza. Veremos las estrellas en Castrelo de Miño, el Concello apagará las luces públicas y se podrá gozar del espectáculo de la lluvia de meteoros más espectaculares del año. Todo mientras se cena. «Palabros científicos que cambiarán a túa vida» es la siguiente cita, con Manuel Vicente y César Goldi, en este espacio. Completan la oferta de esta cafetería las catas de vinos, todos los sábados a mediodía. Un bodeguero o cosechador acerca su vino y se encarga de comentarlo. Todo acompañado de música antigua en directo. Además, al finalizar la actividad, si el tiempo lo permite, claro, se puede hacer una observación astronómica del sol con un telescopio. El resto lo pone el entorno, una gran zona verde al lado del embalse, ideal para las noches de verano ourensanas. Si no has probado... ¡estás tardando!

Votación
16 votos
Comentarios

¿Qué hay de nuevo este verano?