¿Por qué está de moda el aguacate?

YES

FUROR POR EL VERDE El alimento se ha convertido en un mantra de la vida sana que traspasa el ámbito de la dieta. Una fiebre por el oro verde que raya en lo desmesurado.

07 ene 2017 . Actualizado a las 13:26 h.

Solo, partido a la mitad, troceado en rodajas, esparcido sobre una tostada, en una ensalada, en guacamole, para el desayuno, el brunch o la merienda. Hay mil formas de presentarlo. La red social Instagram es su mejor escaparate. Los influencers lo han elevado a la categoría de símbolo. Solo hay que contar el número de publicaciones en Instagram tituladas con su nombre en inglés, avocado, para hacerse una idea. ¡Más de cinco millones de fotos! A pesar de su elevado precio, es la estrella de las fruterías. Puede llegar a costar más de cinco euros el kilo. En España hemos pasado de importar 34.000 toneladas en el 2012 a casi 73.000 en el 2016 según la Federación Española de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas. Sus fans lo presentan como un superalimento. Algunas estrellas como la histriónica Miley Cyrus se lo han tatuado.

¿Por qué tanta devoción? «Es cierto que es una moda, pero es una moda positiva… ¡si te lo puedes permitir!», dice la nutricionista Fátima Branco. Lo que no se le puede negar son sus propiedades alimenticias: tiene proteínas, lípidos, hidratos de carbono, fibra, calcio, hierro, zinc, magnesio, sodio, fósforo, potasio… «Él solo reúne el ácido oleico del aceite de oliva, la vitamina A del tomate, la C de la naranja, el calcio del yogur y el ácido fólico de las espinacas», explica la nutricionista.

Pero eso no quiere decir que sea un superalimento. «¡No existen los superalimentos! Solo lo es la leche materna, y hasta los seis meses de edad del bebé. El aguacate es completo pero no perfecto. No tiene por ejemplo Vitamina B12, esencial para la dieta y de origen animal», apunta Branco. Es la excepción de las frutas, tiene muchas proteínas y pocos azúcares, pero no por eso podemos comerlo sin control. «Lo ideal es unas dos veces a la semana. Aunque sus grasas son sanas, moinsaturadas, también tiene muchas calorías», advierte Fátima.

Al igual que sucedió con la avena, la semilla de chía, el pan de espelta o los arándanos, esta fruta con forma de pera es la nueva madonna por cuyas cosechas se pelean hasta los cárteles mexicanos. Necesita mucha agua para crecer y no llegan los terrenos para tanta demanda. Un famoso columnista australiano llegó a afirmar que los millennials de su país podrían ahorrar para comprar una casa solo con lo que se gastan en tostadas de aguacate. «Se consume mucho porque se produce mucho», indica Branco. Europa es el continente que más lo importa. Por países, EE. UU. lidera la tabla elaborada por la FAO. Desde que en 1997 el Congreso estadounidense levantó el embargo a México, su principal productor, la expansión de la gastronomía latina ha sido imparable. El márketing hace el resto. Branco apunta otra causa: «Hace unos años las malas eran las grasas. Las culparon de la obesidad. Ahora el problema se está centrando más en los azúcares. Las grasas vegetales han mejorado su publicidad. Las han dejado volver a la dieta». ¿Un imprescindible de la despensa? «Si ves que está muy caro o no te gusta, para nada», concluye.

Si nunca lo has probado y te vas a lanzar a por él estos días, un par de consejos: nunca lo guardes en la nevera si aún no está maduro. Para saber si ya lo está, una fórmula es sacarle el rabito y comprobar su color. Si es verde todavía no ha madurado. Si está amarillo, entonces, está listo para comer. Si ya es marrón eso quiere decir que se ha pasado. En el caso de que no sucumbas ante la aguacatemanía, no te preocupes. Que las fotos de Instagram no condicionen tus gustos.

CINCO BENEFICIOS

Mucho potasio: Tiene más que un plátano, además de proteínas. Una buena merienda tras una jornada de entrenamiento.

Para el corazón: Es bajo en sal y en colesterol, que solo está presente en las grasas de origen animal, por lo que es bueno para el corazón.

Su grasa sacia: En una dieta vegetariana, al tener grasa llena más. Tiene más calorías que otros vegetales

Rico en vitaminas: Tiene la B1, B2, B3, B6, B9, la C, la E y la A. Además de calcio y fósforo, que se encuentran en los lácteos.